CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

miércoles, 27 de junio de 2012

NOTA DE LA CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE
 
     Ciudad del Vaticano, 26 junio 2012 (VIS).-Sigue la nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el nombramiento del arzobispo Augustine Di Noia O.P.,como vicepresidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”.
     “Benedicto XVI ha nombrado al arzobispo Augustine Di Noia O.P.,como vicepresidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”. El nombramiento de un prelado de alto rango en este puesto es un signo de la solicitud pastoral del Santo Padre por los católicos tradicionalistas en comunión con la Santa Sede y de su fuerte deseo de reconciliación con aquellas comunidades tradicionalistas que no están en comunión con la Sede de Pedro. El presidente de la Comisión es el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal William J. Levada”.
     “La Pontificia Comisión "Ecclesia Dei" fue fundada en 1988 por el beato Juan Pablo II para facilitar la "plena comunión eclesial de sacerdotes, seminaristas, comunidades religiosas o individuos hasta ahora ligados de distintas formas con la Fraternidad fundada por el arzobispo Lefebvre" y para promover la atención pastoral de los fieles que siguen la antigua tradición litúrgica latina de la Iglesia Católica. En 2009, la Pontificia Comisión se vinculó estructuralmente con la Congregación para la Doctrina de la Fe para tratar las cuestiones doctrinales en el diálogo permanente entre la Santa Sede y la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X”.
     “El arzobispo Di Noia, respetado teólogo dominico, ha dedicado mucha atención a estas cuestiones doctrinales, así como a la prioridad de la hermenéutica de la continuidad y la reforma en la correcta interpretación del Concilio Vaticano II; un área de importancia crítica en el diálogo entre el Santa Sede y la Fraternidad Sacerdotal. Bajo la dirección del Cardenal Levada, con la asistencia de Mons. Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Comisión, este diálogo ha sido constante durante los últimos tres años”.
     “Previamente, el arzobispo Di Noia había sido secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en la que junto con el prefecto, el cardenal Antonio Cañizares, supervisó la reorganización del dicasterio y la preparación de un nuevo “Regolamento” siguiendo las indicaciones del motu proprio “Quaerit Semper” de Benedicto XVI (30 de agosto de 2011). La experiencia y la continua colaboración del arzobispo Di Noia con la Congregación para el Culto Divino facilitará el desarrollo de determinadas disposiciones litúrgicas durante la celebración según el 'Missale Romanum' de 1962”.
     “Además, el amplio respeto de que goza el arzobispo Di Noia en la comunidad judía contribuirá a solucionar algunos problemas que han surgido en el ámbito de las relaciones católico-judías durante los progresos del camino hacia la reconciliación de las comunidades tradicionalistas”.