CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 14 de octubre de 2012




LA CABALLERÍA DE CRISTO - LA CABALLERÍA DEL TEMPLE
Que significa ser templario hoy día, pertenecer a la Caballería de Cristo.
En principio es complicado llegar a comprender que significa pertenecer a la Caballería de Cristo. Los valores innatos a ser Caballero de Cristo, a pertenecer a la Caballería de Dios Nuestro Señor, son valores que hoy día están desapareciendo. Estamos en una sociedad, y no me refiero a la española solamente, sino en general a la sociedad que se ha ido formando en estas últimas décadas que los rechaza de plano, considerándolos poco menos que ridículos, los valores de lealtad, honradez, defensa del débil, defensa de la fe cristiana , son sustituidos por otros que empleando palabras similares están destrozando la sociedad y el individuo.
          Esos  valores  tan generales a los que he hecho alusión deben ser el santo y seña del Pobre Caballero de Cristo, pero la pregunta que nos debemos formular es como debe afrontar hoy día el templario la constante batalla que supone defender su fe, ser la Milicia de Cristo que está presente en todo momento dispuesta a levantar la voz,  sobre todo cuando hoy día esa voz comprometida se intenta por todos los medios que no resuene, es que hacemos daño a los oídos cuando proclamamos el mensaje de Jesucristo, es que los valores que antes he mencionado van en contra de alguien, la honradez, la justicia, la defensa del débil, la solidaridad, el amor al prójimo. Si algo debemos estar orgullosos los cristianos es que todas esas palabras llenas de significado forman parte del mensaje de Jesús, no es algo inventado hoy día, puede que no practicado nunca,  pero debemos estar orgullos y proclamar ese mensaje  aunque nos encontremos con muros que bajo falsos mensajes similares buscan fines muy distintos al mensaje de paz y amor de Jesús. La Milicia del Temple debe ser la punta de lanza de ese mensaje, debe levantar la voz allá donde más dificultad exista para ello y debe estar dispuesta siempre como fiel Caballería de Cristo.
“Revestios de la armadura de Dios para poder resistir a las insidias del diablo ……Armaos, pues, con la armadura de Dios para poder resistir en tan tremendo día y, en todo perfectos, quedar victoriosos. Estad, pues, dispuestos, ciñendo vuestro flanco con la verdad, vestidos con la coraza de la justicia, teniendo los pies calzados para la preparación del evangelio de la paz. Coged sobre todo el escudo de la fe, con el que podréis extinguir todos los dardos ardientes del maligno. Coged ahora el yelmo de la salvación y la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios” (Ef 6)