CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 7 de octubre de 2012

      Publicamos nuevo artículo sobre la proclamación de San Juan de Ávila doctor de la Iglesía, en este se detalla la ceremonia de proclamación, como deciámos, hoy es un dia para estar orgullosos de la aportación de nuestro País a la Santa Madre Iglesia.


San Juan de Ávila, obra de Pierre Subleyras (ca. 1729), en el museo del Louvre (París)

PROCLAMACIÓN DE SAN JUAN DE ÁVILA Y DE SANTA HILDEGARDA DE BINGEN COMO DOCTORES DE LA IGLESIA UNIVERSAL
Autor: Pedro López

En el día de hoy, domingo, 7 de octubre de 2012, en la plaza de san Pedro, del Vaticano, el Papa, en presencia de 49 cardenales, 7 Patriarcas de Iglesias Católicas de rito oriental, 71 arzobispos, 120 obispos, 160 sacerdotes y miles de fieles, entre los que se encontraban muchísimos peregrinos españoles, ha proclamado Doctores de la Iglesia Universal al español san Juan de Ávila {nació el 6 de enero de 1499 o 1500, en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) y murió el 10 de mayo de 1569 en Montilla (Córdoba)} y a la alemana santa Hildegarda de Bingen (1098-1179).

Este título es otorgado por el Papa a ciertos santos en razón de su erudición y en reconocimiento como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos.

Con la proclamación como Doctores de la Iglesia Universal de estos dos santos, el número total de titulados asciende a 35, de los cuales cuatro son españoles: San Isidoro de Sevilla (560-636), santa Teresa de Jesús (1515-1582), san Juan de la Cruz (1542-1591) y san Juan de Ávila. Estos 3 últimos han sido contemporáneos (s. XVI).

La ceremonia de proclamación comenzó con un solemne acto previo a la Misa del inicio de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tiene como lema “la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”. El cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, ha sido el que se ha dirigido al papa solicitando el Decreto de Proclamación. A continuación se ha leído en español una breve biografía de san Juan de Ávila y otra, en alemán, de santa Hildegarda de Bingen, para terminar la petición el citado cardenal.

Cuando eran exactamente las 10 h de la mañana del día citado, el Papa Benedicto XVI procedió al rito de la proclamación leyendo el correspondiente Decreto en latín, cuya versión española es:

«Nos, acogiendo el deseo de muchos hermanos en el episcopado y de muchos fieles del mundo entero, tras haber escuchado el parecer de la Congregación para la Causa de los Santos, después de haber reflexionado largamente y alcanzado un total y seguro convencimiento, con la plenitud de la autoridad apostólica, declaramos a san Juan de Ávila, sacerdote diocesano, y a santa Hildegarda de Bingen, religiosa de la orden de san Benito, doctores de la Iglesia Universal. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.»

Todos los fieles reunidos en la plaza de san Pedro prorrumpieron con un sonoro y largo aplauso tras la proclamación.

Nuestro san Juan de Ávila, por su labor exegética, puede ser considerado como Doctor de la Nueva Evangelización. Es desde 1946 patrono del clero secular español. San Ignacio de Loyola llegó a decir de él que si la Biblia desapareciera, se podría recomponer por san Juan de Ávila, ya que éste de tanto leerla se lo sabía casi de memoria. A la edad de 26 años, cuando fue ordenado sacerdote, en su primera misa, invitó a 12 pobres de solemnidad, les dio de comer y les lavó los pies cual hizo Nuestro Señor Jesucristo en el día de Jueves Santo. Una vez fallecidos, vendió la herencia de sus padres consistente en unas minas de plata en Sierra Morena y su importe que, traducido a términos actuales sería del orden de los 500.000 €, lo repartió entre los pobres de Almodóvar del Campo

Una frase famosa de san Juan de Ávila es que las almas se conquistan de rodillas, porque oraba de rodillas, ante el Santísimo, cuatro horas diarias, dos por la mañana y dos por la tarde. Se dice que en este tiempo se inspiraba y preparaba sus sermones, los cuales fueron siempre magníficos. El libro más importante de san Juan de Ávila, que lo escribió en sus dos años de cautiverio, es Audi filia.

Inmediatamente finalizada la ceremonia de proclamación, en la Misa de inauguración de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, oficiada por el Rito Tridentino, el Papa ha remarcado en su homilía las dos ramas específicas de la evangelización: “La missio ad gentes, que es el anuncio del Evangelio a aquellos que aún no conocen a Jesucristo y su mensaje  de salvación”  y, por otra parte, “la nueva evangelización orientada principalmente a las personas que, aun estando bautizadas, se han alejado de la Iglesia y viven sin tener en cuenta la praxis cristiana.”  También ha hablado el Santo Padre en su homilía sobre el matrimonio, resaltando que “el matrimonio constituye en sí mismo un evangelio, una Buena Noticia para el mundo actual, en particular para el mundo secularizado […] y que la unión del hombre y de la mujer es una sola carne en la caridad, en el amor fecundo e ineludible, es un signo que habla de Dios con fuerza”. También ha reconocido que “lamentablemente y entre otras causas, el matrimonio atraviesa por un profundo trace debido a la crisis de la fe porque el matrimonio está unido a la fe, no en un sentido genérico sino como unión de amor fiel e indisoluble y se funda en la gracia que viene de Dios, Uno y Trino, que a través de Cristo nos amó con un amor fiel hasta la cruz.” Terminó el santo Padre afirmando que “el matrimonio está llamado a ser no sólo objeto, sino sujeto de la nueva evangelización.

Este mes de octubre se presenta muy activo ya que el jueves, día 11 de octubre, principia el Año de la Fe y también se conmemorará ese mismo día el 50.º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, del cual existen todavía vivos 69 participantes que concelebrarán la Santa Misa con el Papa el próximo viernes, día 12-10-12, en la plaza de san Pedro.

Con relación a santa Hildegarda de Bingen se puede encontrar su biografía y obras en la web www.hildegardiana.es