CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 7 de octubre de 2012


UN NUEVO DOCTOR PARA LA IGLESIA: SAN JUAN DE ÁVILA.


Un Santo español, concretamente de la localidad de Almodóvar del Campo provincia de Ciudad Real, acaba de ser declarado por el Santo Padre Benedicto XVI Doctor de la Iglesia, es SAN  JUAN DE ÁVILA, este santo que es Patrón del clero español, nació allá por un día de Reyes del año 1500, como he dicho antes en la población de Almodóvar del Campo.
Siendo todavía bastante joven en edad, se dispuso a estudiar leyes en la Universidad de Salamanca pero desde corta edad ya tenía clara su vocación y tras dejar Salamanca se dispuso a estudiar teología en Alcalá de Henares, ordenándose sacerdote en 1526. Su primera misa fue en su localidad natal y en memoria de sus padres los cuales habían fallecido mientras él cursaba los estudios de teología. Se dice que en la cena posterior a esta primera misa repartió sus bienes entre los pobres y aunque su primera intención era partir para tierras mejicanas a ejercer la labor evangelizadora, fue persuadido por el arzobispo de Sevilla Hernando de Contreras cuando esperaba en esta Capital para partir a dicho destino, el arzobispo le hizo ver que realmente en Andalucía también se necesitaba realizar un importante esfuerzo evangelizador. De esta forma San Juan de Ávila iniciara su labor en tierras andaluzas, y es por ello que será conocido cariñosamente como “el Apostol de Andalucía”, pues fue principalmente en tierras andaluzas donde ejercerá su magisterio. Su primera parada la hizo en Córdoba a requerimiento del obispo Álvarez de Toledo, es  aquí donde conocería a fray Luis de Granada y será en la serranía cordobesa primeramente, y posteriormente por el resto de Andalucía, La Mancha y Extremadura donde extenderá su gran labor evangelizadora. Fruto de esta labor evangelizadora se cuentan entre sus conversiones algunas muy significativas como la del librero Juan Ciudad que posteriormente sería san Juan de Dios, o el Duque de Gandía posteriormente conocido como San Francisco de Borja.
En el ámbito cultura su trabajo es extensísimo, es el organizador  potenciador de la Universidad de Baeza, igualmente fundó numerosos seminarios y colegios.
Enfermó en 1554, pero aún siguió en activo quince años, hasta que murió en el 10 de mayo de 1569 en la localidad de Montilla (Córdoba) donde se encuentra enterrado actualmente.
San Juan de Ávila será el cuarto de los Santos españoles en ser proclamado doctor de la Iglesia, y para España significa el reconocimiento a la labor realizada por algunos de sus mejores hijos en favor de la evangelización y la difusión del mensaje de Dios, sin duda es un gran día para todos nosotros. También deja patente esta máxima distinción, las aportaciones intelectuales y espirituales que realizó  San Juan de Ávila a lo largo de su vida.
Reproducimos las palabras del Santo Padre Benedicto XVI mediante las que declara a San Juan de Ávila y a Santa Hildegarda de Bigen doctores de la Iglesia Universal
"Nos, acogiendo el deseo de muchos hermanos en el Episcopado y de muchos fieles del mundo entero, tras haber escuchado el parecer de la Congregación para la Causa de los Santos, después de haber reflexionado largamente y alcanzado un total y seguro convencimiento, con la plenitud de la autoridad apostólica, declaramos a san Juan de Ávila, sacerdote diocesano, y a santa Hildegarda de Bigen, religiosa de la orden de San Benito, doctores de la Iglesia Universal. En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo".