CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 27 de noviembre de 2012


    ORGULLOSOS DE SER CRISTIANOS.


  Como bien dice el Cardenal Norberto Rivera, en el enlace que abajo les dejo, los cristianos debemos manifestar abiertamente y sin complejos nuestras convicciones. Debemos dejar de ser personas grises que intentan pasar desapercibidas, ocultas para no llamar la atención. Lo podemos hacer de muchas maneras, se me ocurren varias, una de ellas evoca los tiempos de mi infancia cuando era normal ver a muchas personas de todas las edades portando con todo orgullo una cruz colgada al cuello o una medalla de la Virgen, era un sentimiento que se llevaba dentro, hoy, el que lleva la cruz, la intenta ocultar para no delatar su condición de cristiano, como dije en un artículo anterior, para negar a Jesús cuando le pregunten. Otra, era asistir devótamente a la Santa Misa, los domingos, en mi pueblo la misa de las doce era algo sagrado, pero cuando digo sagrado me refiero que aparte de todo lo que representa la Santa Misa, para todos nosotros representaba algo tan importante que era prioritario ante cualquier otra actividad el asistir a la Santa Misa, podría decir muchas formas de comenzar a hacernos visibles pero creo que todos las sabemos y es hora de ponerlas en práctica. Les dejo el enlace a la homilía del Cardenal Norberto Rivera.