CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 25 de diciembre de 2012


QUE ES LA ORDEN DE LOS POBRES CABALLEROS DE CRISTO - MILITIA TEMPLI
Fotografía: Iglesia de la Maggione en la Sede Magistral de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo.
  

     Por desgracia muchos son los que visitan el Blog y se quedan solo en nuestros artículos, sin profundizar en los documentos que se contienen en el mismo, por eso, a lo mejor por no haberlo hecho desde el principio, a continuación exponemos un breve resumen sobre quienes somos, esta es nuestra historia canónica, nuestro alma es Nuestra Regla, nuestra devoción Nuestro Señor Jesuscristo y Nuestra Señora y Reina de la Milicia la Virgen María y nuestro principal voto, la obeciencia a la Santa Madre Iglesía, al Santo Padre y los Obispos y a Nuestro Gran Maestre.

   La Milicia del Temple se fundó el 17 de mayo de 1979 mediante escritura pública otorgada ante el Notario de Florencia don Alberto Chieffi.

   El 26 de mayo de 1979, don Giulio Salusti, perteneciente al clero de la Archidiócesis de Siena, en su calidad de Delegado de S.E.Rvma. el Arzobispo de Siena, Monseñor Mario J. Castellano,  OP, procedió a realizar la primera investidura de acuerdo con el Pontifical Romano; en ese mismo día, el conde Marcello A. Cristofani della Magione, fue elegido Gran Maestre de la Milicia del Temple.

   El 21 de septiembre de 1979, la Milicia del Temple adquirió su personalidad jurídica, de acuerdo con el artículo 12 del Código Civil italiano, a través de resolución del Presidente de la Junta Regional Toscana, el honorable Mario Leone.

   Su Excelencia Reverendísima Monseñor Castellano, dictó los siguientes Decretos:

·         El 7 de noviembre de 1980, sobre Aprobación del Calendario Litúrgico propio de la Milicia del Temple.
·         El 28 de octubre de 1981, sobre Autorización para la Celebración de la Santa Misa Vespertina los Domingos y Fiestas de Precepto, para los miembros de la Milicia del Temple.
·         El 28 de agosto de 1982, sobre Donación de un Tabernáculo de Plata para su uso en la Capilla del Castello dela Magione.
·         El 17 de diciembre de 1982, sobre Designación de S.E. Monseñor Fausto Vallainc, Obispo de Alba, como Obispo Protector de los Caballeros de la Milicia del Temple.
·         El 21 de diciembre de 1982, sobre Aprobación de las Fórmulas de Oración para Recitar en la Liturgia de las Horas.
·         El 22 de febrero de 1983, sobre Atribución del Ministerio Extraordinario de la Eucaristía al Gran Maestre y a tres Caballeros de la Milicia del Temple.
·         El 19 de septiembre de 1987, S.E. Monseñor Fernando Charrier, Obispo Auxiliar y Vicario General de la Archidiócesis de Siena, por mandato del Arzobispo Monseñor Castellano, celebró la Solemne Consagración y Dedicación de la Iglesia del Castello dela Magione, como sede magistral de la Milicia del Temple (Iglesia ya bendecida anteriormente por Monseñor Castellano en 1982). Con motivo de esta  Consagración y Dedicación, la Santa Penitenciaría Apostólica, acogiendo la petición de don Giulio Salusti, “in spiritalibus Moderatore”, y del conde Cristofani dela Magione, “Magistro piae Consociatonis al eodem Archiepiscopo Senensi canonice agnitae sub denominatione Militiae Templi”, concede la Indulgencia Plenaria con las acostumbradas condiciones durante el mismo día de la Consagración y los siguientes ocho días, así como durante la memoria litúrgica de los años venideros (Decreto número 74/87/I del 16 de junio de 1987, firmado por Monseñor Luigi de Magistris, Regente de la Santa Penitenciaría Apostólica).
·         La voluntad de imprimir un fuerte carácter católico a la Milicia del Temple, nos llevó a buscar el reconocimiento canónico al Arzobispo de Siena y a elaborar las Constituciones en las que tal carácter surja con toda su importancia. El Arzobispo Monseñor Castellano participó personalmente en la redacción de dichas Constituciones como atestiguan las numerosas intervenciones de su propio puño en diferentes proyectos y las reflexivas declaraciones procedentes de su parte, hasta el punto de que no es errada nuestra creencia de considerar a Monseñor Castellano como una especie de cofundador de la Milicia del Temple.
·         El 8 de septiembre de 1988, S.E. Monseñor Castellano, sobre la base de los cánones 299, 312 y 322 del Corpus Iuris Canonici, declaró como fin de la Milicia del Temple la formación “de una comunidad de fe y de vida cristiana”, haciendo suyos los ideales y el estilo de vida descrito por san Bernardo de Claraval en su Liber ad Milites Templi de laude novae militiae, y concedió personalidad jurídica canónica a la asociación privada de fieles laicos denominada “Milizia del Tempio (Associazione dei Cavalieri del Tempio)”, aprobando al mismo tiempo sus Estatutos (Decreto número 24/88). La noticia del reconocimiento canónico se publicó en el Boletín Diocesano, Año XXI, septiembre-octubre de 1988, número 9-10, página 46.
·         El 13 de septiembre de 1989 la Santa Penitenciaría Apostólica dictó dos Decretos sobre la concesión perpetua de Indulgencias Plenarias a los fieles que visitasen la Iglesia del Castello dela Magione con ocasión de la solemnidad del calendario litúrgico propio de la Milicia del Temple a “sodalibus consotiationis appellatae Milicia del Temple, qui emiserint vel renovaverint, saltem privatim, promissionem fideliter servandi propia statuta…[1] (Decretos números 69/89/I y 70/89/I, firmados por Monseñor Luigi de Magistris, Regente).
·         El 18 de noviembre de 1990, S.E. Monseñor Gaetano Bonicelli, nuevo Arzobispo Metropolitano de Siena, teniendo en cuenta los anteriores Decretos de Monseñor Castellano y habiendo constatado que los Caballeros y las Damas de la Milicia del Temple estaban “generosamente impregnados en la alabanza a Dios y en la liturgia y siguiendo el camino de una sólida espiritualidad”, decretó la aprobación de la Regla de los Pobres Caballeros de Cristo de la Orden de la Milicia del Temple. Tal Decreto fue publicado íntegramente en el Boletín Diocesano, año XXIII, noviembre-diciembre de 1990, número 11-12, páginas 136 y 137.
·         El 22 de marzo de 1993, S.E.Rvma. el Señor Cardenal Silvio Oddi asumió el Patronato de la Milicia del Temple.
·         En julio de 1997, tuvimos la satisfacción de ver incluida la Milicia del Temple en el IX Volumen del Diccionario de los Institutos de Perfección publicado por la Edición Paulina. La Milicia del Temple se inscribió dentro de la voz Templarios con la específica declaración de que se trataba de una nueva fundación “sin pretender una directa filiación de la antigua Orden” (col. 904).
·         El 19 de agosto de 1998, S.E. Monseñor László Dankó, Arzobispo Metropolitano de Kalocsa-Kecskemét (Hungría), autorizó la actividad de la Milicia del Temple en todo el territorio de su archidiócesis (Prot. ad 370/1998).
·         El 1 de diciembre de 1998, S.E. Monseñor Asztrik Várszegi, de la Ordo Sancti Benedicti, Archiabad de Pannonhalma (Hungría), autorizó la actividad de la Milicia del Temple en el territorio de su abadía.
·         El 22 de septiembre de 1999, el Presidente de la Conferencia Episcopal Húngara, S.E. Monseñor István Serégely, informó al Gran Maestre que los obispos húngaros no habían encontrado ninguna objeción “acerca del establecimiento de la Milicia del Temple en Hungría”, en cuanto “la Orden, que acentúa especialmente la pobreza, puede prestar un servicio significativo a la sociedad húngara, con la vida ejemplar, la actividad caritativa y devota de sus miembros y con la defensa de los intereses de la Iglesia” (Prot. número 1595/1999).
·         El 21 de noviembre de 1999, la Santa Penitenciaría Apostólica concede, por un septenio, el don de la Indulgencia Plenaria con la mayor solemnidad de la Iglesia Católica y también “quoties id turmatim praestaverint[2] a los fieles que de acuerdo con las habituales condiciones visitaren la Iglesia del Castello dela Magione (domui principi sodalitatis[3]) (Decreto número 146/99/I, firmado por S.E. Monseñor Luigi De Magistris, Obispo titular de Nova, Regente de la Penitenciaría Apostólica).
·         El 30 de abril del 2000, como consecuencia del progresivo empeoramiento de la salud del Eminentísimo Cardenal Oddi, S.E.Rvma. el Señor Cardenal Edouard Gagnon, PSP, Presidente del Pontificio Consejo para los Congresos Eucarísticos Internacionales, aceptó la elección como nuevo Cardenal Patrono de la Milicia del Temple, en consideración al hecho de que ésta “ha demostrado ampliamente su fidelidad a la Iglesia como también al resto de la tradición de la antigua Orden, de la cual la nueva Milicia Templaria trae su inspiración tanto ideal como espiritual”, subrayando “con satisfacción que la fidelidad a la Iglesia se ha concretado en la formación de los Caballeros preparados bajo la observancia de la Regla y al servicio de los demás”.
·         El 18 de agosto del 2000 S.E. Monseñor Karl-Josef Rauber, Nuncio Apostólico en Hungría, redacta una declaración en la cual “declara que la Milicia del Temple – Orden de los Pobres Caballeros de Cristo ha sido reconocida por el Arzobispo de Siena, conforme a las leyes de la Iglesia Católica, en 1988 y 1990 y su actividad en la diócesis húngara, ha sido admitida por la Conferencia Episcopal Húngara…”
·         El 30 de enero del 2001, otra vez más, la Penitenciaría Apostólica confirmó perpetuamente la disposición del Decreto precedente (Decreto número 14/01/I, firmado por S.E.Rvma. el Señor Cardenal William Wakefield Baum, Penitenciario Mayor, y por Monseñor Luigi De Magistris, Obispo titular de Nova, Regente de la Penitenciaría Apostólica).
·         El 14 de febrero del 2001, el Arzobispo Bonicelli, dictó la ejecución canónica del anterior Decreto (Decreto Prot. 12/01).
·         Como consecuencia de la expansión de la Milicia del Temple más allá de la Archidiócesis de Siena, de Italia y de Europa, el Arzobispo Bonicelli repetidamente nos aconsejó presentar una solicitud formal ante la Santa Sede a fin de obtener el reconocimiento del Derecho Pontificio. A continuación, el Gran Maestre, en fecha 17 de mayo del 2001, presentó a S.E. el Señor Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Comisión Pontificia “Iglesia de Dios” la anterior solicitud, acompañada de:
1.      Carta de S.E. Monseñor Bonicelli en la que afirmó: “Soy yo también quien, frente a la expansión de la Institución de la Milicia del Temple, sugirió que fuese solicitado un reconocimiento pontificio, magari ad experimentum. La cobertura canónica diocesana a través de una simple Asociación diocesana de fieles, me parecía y me parece todavía insuficiente” (Prot. 50/2001 del 12 de mayo del 2001).
2.      Carta de S.E. Monseñor Castellano que “en mi calidad de Arzobispo Emérito, a través de la consideración y el afecto (aumentados) hacia esta Asociación privada de fieles”, se declaró “en condiciones de dar asesoramiento favorable para apoyar plenamente su reconocimiento pontificio”, con la finalidad de que se consolidase “la vida religiosa y de apostolado que los Caballeros del Temple viven según su Regla y la tradición que se formó en estos 22 años de generoso servicio eclesial”.
·         Posteriormente, el 10 de agosto del 2002, S.E. el Cardenal Edouard Gagnon, PSS, en una carta dirigida a S.E. el Cardenal Presidente de la Comisión “Iglesia de Dios”, elogió a los miembros de la Milicia del Temple por “el modo por el que pueden infundir en los jóvenes, estudiantes universitarios o principiantes en el mundo del trabajo, un deseo profundo de santidad, de servicio a la Iglesia o a la sociedad, y una adhesión sin demora a la Doctrina de la Iglesia y a la persona del Santo Padre”.
·         El 12 de septiembre del 2002, el Arzobispo Castellano envió una segunda carta a la Pontificia Comisión “Iglesia de Dios” en la que, entre otras cosas, afirmó haber “siempre constatado en ellos [a saber, en los miembros de la Milicia del Temple], una fe católica sin compromisos, un amor sincero a la Iglesia Católica, un acatamiento filial al Sumo Pontífice y una gran veneración por los Obispos”.

***

   Desde el día de su fundación hasta hoy en día, en la Iglesia del Castello dela Magione, se cantan las Vísperas y cada domingo y fiesta de guardar se celebra la Santa Misa.

   A lo largo de sus 30 años de vida, la Milicia del Temple, ha recibido en su Sede Magistral, en Poggibonsi, la visita de los Eminentísimos Señores Cardenales Silvio Oddi, Alfons María Stickler, SDB, Edouard Gagnon, PSS, y Antonio Innocenti; y de varios Excelentísimos Arzobispos y Obispos. Todos, en la Iglesia del Castello dela Magione han celebrado el Santo Sacrificio de la Misa, y algunos de ellos han presidido investiduras de Caballeros o han administrado Sacramentos.