CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 27 de enero de 2013

Cristianos a contracorriente

     Algo que es una constante en  la mayoría de los artículos que publicamos en este blog, y que en no poca veces hemos repetido, frases como "ser cristiano sin complejos", "no dejar a Dios fuera de nuestras vidas", "mantenernos fieles a nuestra fe", invito a todos a que lean estás palabras del Santo Padre.

 

 «El cristiano no debe tener miedo a ir “a contracorriente” por vivir la propia fe, resistiendo la tentación de “uniformarse”». Lo dijo el Papa en la audiencia general del miércoles 23 de enero, proponiendo el testimonio de Abrahán. Comienza así un nuevo ciclo de reflexiones dedicadas al «Credo».
A los fieles reunidos en el aula Pablo VI, el Pontífice presentó al patriarca como «la primera gran figura de referencia para hablar de fe». A él Dios «le pide que se ponga en camino abandonando la propia tierra». Al respecto, Benedicto XVI se preguntó: «¿Cómo habríamos respondido nosotros a una invitación similar?». Se trata, en efecto, de «partir en la oscuridad», explicó: de «un camino que pide una obediencia y una confianza radical, al cual sólo la fe permite acceder».
El Papa puso de relieve cómo la tierra que Dios dona a Abrahán no pertenece al gran patriarca: por lo tanto el «padre de los creyentes» es «un extranjero, con todo lo que ello comporta: no tener miras de posesión, sentir siempre la propia pobreza, ver todo como don». Y «ésta es también la condición espiritual de quien acepta seguir al Señor, de quien decide partir acogiendo su llamada».
He aquí entonces la actualidad del mensaje espiritual de Abrahán: «Creer en Dios —dijo el Pontífice— nos hace portadores de valores que a menudo no coinciden con la moda y la opinión del momento, nos pide adoptar criterios y asumir comportamientos que no pertenecen al modo de pensar común».
En muchas sociedades, por lo demás, «Dios se ha convertido en el «gran ausente» y en su lugar hay muchos ídolos»: como los «progresos de la ciencia y de la técnica», que siendo incluso positivos «han inducido al hombre a una ilusión de omnipotencia y de autosuficiencia»; o el creciente egocentrismo que «ha creado no pocos desequilibrios en el seno de las relaciones interpersonales y de los comportamientos sociales».
Fuente: L´Obsservarote Romano 24/01/2012