CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

sábado, 6 de abril de 2013




DOMINICA IN ALBIS

           El primer domingo después de Pascua, celebra la Iglesia el domingo in Albis o de Quasimodo. También es frecuente referirse a él con el popular nombre de pascuilla. Recibe el nombre de in albis ―más correctamente, in albis vestibus depositis, “quitadas las vestiduras blancas”―, porque en la Iglesia antigua, en este día, se recibía a los neófitos (recién bautizados en la vigilia pascual), que acababan de dejar sus túnicas blancas que portaban desde el domingo de pascua, en oración y penitencia. Y se les recibía con inmensa alegría y como miembros del Cuerpo Místico de Jesús.

        Se despojaban de sus túnicas albas dando a entender que abandonaban unas vestiduras viejas, como si dejaran un mundo perteneciente al pasado y lleno de pecados para entrar, a través del bautismo, a la vida de Cristo resucitado.

       Es una fiesta muy antigua que ya es constatada en occidente a finales del s. IV cuya finalidad era, según E. Flicoteaux en su obra Espiritualidad del año litúrgico, la de prolongar durante una semana entera la solemnidad del día de Pascua, única fiesta bautismal del año, para permitir a los neófitos saborear, en su original frescura, la alegría de su bautismo y dar gracias a Dios por el insigne beneficio que acababan de recibir.

       Recibe este domingo el nombre de Quasimodo, de las palabras de la primera carta del apóstol san Pedro (1 Pe 2,2), que el sacerdote lee como antífona de entrada en la misa del domingo in Albis. Son las siguientes:

Antiphona ad introitum
Quasi modo geniti infantes, aleluia,
rationabile, sine dolo, lac concupiscite, aleluia, aleluia, aleluia.

Antífona de entrada
Como niños recién nacidos, aleluya,
Ansiad la leche espiritual y pura, aleluya, aleluya, aleluya.

       Estos recién nacidos eran para la Iglesia los que se acababan de bautizar, los cuales se incorporaban a la comunidad en este domingo, como se ha dicho, después de una semana de oración y penitencia. El bautismo, en tanto en cuanto abre a los cristianos las puertas del cielo es denominado semen gloriæ, puesto que es la semilla de la gloria, el germen de la vida en el cielo.

         La octava de Pascua y la de Pentecostés son en la actualidad las únicas octavas privilegiadas de primer orden, o sea, excluyen cualquier otra fiesta, sea cual fuere su solemnidad. A ella se refería el papa Benedicto XVI en su homilía del Domingo de Pascua, de 11-4-2010, explicando que: Hoy domingo concluye la Octava de Pascua, como un único día hecho por el Señor, marcado con el distintivo de la Resurrección y por la alegría de los discípulos al ver a Jesús. Desde la antigüedad este domingo se llama in albis, del nombre latino alba, dado por la vestidura blanca que los neófitos llevaban en el bautismo la noche de Pascua, y que se quitaban después de ocho días.

           Recibe también este domingo el nombre popular de pascuilla, que se celebra festivamente en muchas ciudades españolas. Si accedemos al diccionario de la R.A.E. se define este vocablo (diminutivo de Pascua) como primer domingo después del de Pascua de Resurrección.

           Este domingo es denominado, también, como Domingo de la Misericordia Divina, proclamado así por el papa Juan-Pablo II durante el jubileo del año 2000.

            Por último y a modo de curiosidad, la locución estar in albis, tomada del concepto antiguo, de cuando los neófitos portaban sus vestiduras albas, ha sido acogida en nuestro idioma como significado de estar en blanco o no comprender nada de lo que se oye o lee.

Pedro López Martínez.