CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 13 de agosto de 2013

EL PAPA FRANCISCO ALABA LAS PRÁCTICAS DE LA IGLESIA ORTODOXA “RETRÓGRADA”

            En la rueda de prensa acostumbrada se le ha pedido al Papa que describa las Iglesias Ortodoxas denominadas como retrógradas¸ las cuales “no han dado ningún paso con el transcurso de los tiempos” y permanecen “refractarias al cambio”. Las prácticas observadas por los sacerdotes han sido catalogadas como opuestas a la apertura mostrada por los sacerdotes católicos. Una declaración reciente del Papa Francisco pone bajo el signo de la interrogación los enfados de los ortodoxos dentro de su Iglesia y suscita un tema para pensar en la Iglesia occidental.


El Papa Francisco responde, en el avión, a las preguntas de los periodistas
            Entre los motivos más invocados por los cristianos ortodoxos como excusas para no ir a la misa de los domingos en su iglesia, el más frecuente es que la misa es muy larga debido al tiempo de su desarrollo. Sería soportable, dicen muchos, si se estuviera sentado en una silla, igual que los católicos.
            La admiración por la misa católica aparece, casi siempre, en relación con el cansancio que los cristianos ortodoxos acumulan en su misa, con carencia de sillas que les ayudarían a participar activamente en la liturgia. Es también otra excusa oída con frecuencia, acumulada al hecho de que la misa católica es más corta, el demostrado retraso de los ortodoxos en comparación con la Iglesia Occidental, la cual ha evolucionado. Los sacerdotes ortodoxos que prefieren ser guardianes de la tradición están marcados, por este motivo, como retrógrados. Es un ejemplo superficial, pero los motivos invocados para no participar en la misa y para alejarse de la Iglesia son de esta naturaleza, no proceden de profundos pensamientos comparativos de la práctica y de la teoría teológicas.
            Camino de Río de Janeiro a Roma, en el avión, después de participar en la Jornada Mundial de la Juventud, donde ofició una misa a la que asistieron casi tres millones de peregrinos, el Papa Francisco respondió a una serie de preguntas formuladas por los periodistas en una conferencia de prensa improvisada en las alturas. De estos diálogos, apareció la declaración del Papa sobre los homosexuales que dio la vuelta al mundo en pocos minutos: ¿Quién soy yo para juzgar a los homosexuales?
            Pero todavía hay más. En el avión, el Papa Francisco fue invocado por el periodista ruso Alexey Bukalov (jefe de la oficina en Roma de la ITAR-TASS[1]) para que comentase la celebración del 1.025 aniversario de la Cristiandad Rusa. Su respuesta fue un discurso un tanto asombroso hacia el tradicionalismo, que tan denostado ha sido en el territorio rumano:
«La Iglesia Ortodoxa ha cuidado la misa tradicional. Los ortodoxos no solamente la cuidan sino que la cantan porque adoran a Dios. Nosotros hemos perdido un poco el sentido de la adoración a Dios. Los ortodoxos honran a Dios y le cantan salmos majestuosos sin darse cuenta del tiempo. Un día, hablando sobre la Iglesia Occidental, se me dijo que ex Oriente lux, ex Occidente luxus[2]. Es decir, que de Oriente proviene la luz, pero desde Occidente la sociedad de consumo y del bienestar ha hecho mucho mal, En cambio, los ortodoxos cuidaron de poner en su punto de mira la belleza de Dios […] ¡Tenemos tanta necesidad del aire fresco de oriente y de esta luz que de él emana!»

Fuente: Liviu Iolu. Publicado en el diario rumano Adevărul (La Verdad) el 4 de agosto del 2013.
Traducción del rumano al español por dom. Pedro López Martínez



[1] La ITAR-TASS (Agencia de Información Telegráfica de Rusia) es una agencia de noticias, dependiente del gobierno ruso).
[2] En la Iglesia Oriental la luz, en la Occidental el lujo.