CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

jueves, 5 de febrero de 2015

Imagen carbonizada de la Virgen María acoge oraciones de católicos perseguidos



Una escultura de la Virgen María que quedó carbonizada tras los ataques de musulmanes a mediados de mes en Niamey (Níger), ha avivado la fe de los cristianos en este país africano, donde el Arzobispo Emérito de la capital, Mons. Michel Cartatéguy, animó a los sacerdotes a poner las cenizas que quedaron de sus parroquias incendiadas para ser usadas en Pascua.
El 22 de enero Mons. Michel Cartatéguy reunió a todos los sacerdotes para celebrar una ceremonia en torno a la escultura, que ardió durante los ataques del 16 y 17 de enero.
Según informó el sitio web de la Iglesia Católica en Níger, esta imagen de la Virgen que quedó carbonizada “¡es algo muy simbólico! Porque esta estatua, perteneciente a la parroquia de San Agustín, es uno de los raros objetos de piedad que no se consumieron en los incendios que afectaron a las iglesias”.
Los sacerdotes ofrecieron a la Virgen María su sufrimiento y confiaron a la Madre de Dios las esperanzas de la comunidad cristiana, aturdida tras los asaltos contra los cristianos, donde murieron 10 personas y 12 iglesias fueron quemadas.
El Arzobispo Cartatéguy invitó a cada comunidad de sacerdotes a depositar las cenizas recogidas de sus parroquias a los pies de la imagen de la Virgen. “Esta estatua representa a todas las estatuas que fueron quemadas… y son la prueba de que Dios no nos abandona… estas cenizas que tenemos hoy aquí, se usarán para encender la llama de la Pascua. ¡Sí, cenizas, en las que también nosotros nos convertiremos!”, afirmó Mons. Cartatéguy.
Para leer artículo completo seguir enlace: Aciprensa