CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 29 de marzo de 2015

NOSOTROS ESTAMOS EN SEMANA SANTA, ELLOS VIVEN EN SUS PROPIAS CARNES LA PASIÓN.

    Hoy Domingo de Ramos, la entrada de Jesús aclamado en Jerusalén. Jesús sabía lo que  pasaría en los próximos días, El sabe que su fin es redimir a todos los que en ese momento le están aclamando, a muchos de esos que después le darán la espalda. Jueves Santo, Jesús celebra la última cena, lava los píes a sus allegados y ora en el Huerto de Getsemaní, Jesús sabe que las horas que se avecinan son duras, mucho sufrimiento, torturas, la cruz, algunos le dicen que si es el hijo de Dios porque no le pide que le ayude en tan dramáticas horas. Jesús acepta sus sufrimientos y su muerte para redimir a todos, muere perdonando "Padre, perdonales...." y al tercer día resucita.

    Hoy, en mi ciudad, como en cualquier otra ciudad de España he visto a los asistentes a las procesiones con sus mejores galas, trajes bonitos, vestidos preciosos y muchos, deseando que acabase la procesión para tomar las cañas y las tapas con los amigos, era día para eso. Esa es la Semana Santa de verdad, creo que no, es la que nos gusta celebrar a nosotros, estamos de vacaciones y lo de menos es lo que signifique, lo importante es que tenemos unos días para divertirnos, ver una procesión como algo cultural, el que asista a la Santa Misa lo hará por tradición y cada vez menos. Poco a poco estamos perdiendo el sentido de la verdadera fe, estamos apartándonos del mensaje de Jesús. Poco a poco nos estamos olvidando de que Jesús sufrió por nosotros, y saben lo triste de todo esto, si es que algo puede ser aun más triste, que hemos olvidado que tenemos unos hermanos en Cristo, en Siria e Irak que están viviendo la pasión en sus propias carnes, que a pesar de las amenazas de muerte constantes salen a conmemorar la Pasión de Jesús, sabiendo que luego en vez de ir al bar a tomar unas cervezas  pueden ser asesinados. Que lección nos están dando nuestros hermanos perseguidos, gracias a ellos se renueva el mensaje de Jesús, se puede decir que han abierto su corazón a El y a El se han encomendado, porque no intentamos hacer nosotros lo mismo, porque esta Semana Santa tomándolos a ellos como ejemplos vivientes de los que sufren por Jesús no vivimos una auténtica SEMANA SANTA.