CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

viernes, 24 de julio de 2015

LA IMPORTANCIA DE LOS MOVIMIENTOS CATÓLICOS JUVENILES.
LOS SCOUTS CATÓLICOS.


     Creo que el título de la entrada lo dice todo, siempre he pensado que el dicho popular  “juventud divino tesoro” aprendes a valorarlo cuando ya has pasado de los cincuenta, pero aparte  de la literalidad del mismo, detrás de esta realidad virtual que es la juventud, subyace otra realidad palpable que es la escultura, la obra de la familia, de los maestros, de la sociedad de todos los que rodean a esos jóvenes que los van tallando desde niños hasta que estos alcanzan la plena madurez.


Hoy día somos testigos de como el joven que supuestamente ha alcanzado esa madurez, se pierde en su soledad, debido a ese mal tallaje de la escultura, no se le ha inculcado ningún valor, no sabe lo que es la solidaridad, pero si sabe perfectamente lo que es el egoísmo, desconoce por completo lo que es trabajar para conseguir algo ya que lo ha tenido todo sin mover un dedo, no tiene fe en Jesucristo pues desde pequeño le han dicho que se es más libre si uno no cree en nada, en definitiva, se siente sólo, inútil para hacer cualquier cosa e indefectiblemente buscará un grupo que le arrope donde se sienta cómodo, culpara a toda la sociedad de sus males, se manifestará contra todos y contra todo, creerá en líderes que en muchos casos para él serán como pequeños Dioses cuya palabra es sagrada, no estará preparado para los reveses que la vida da, pero lo que es peor, tampoco estará preparado para recibir y disfrutar de los buenos momentos porque no sabrá distinguirlos, en definitiva, su vida estará a oscuras, será una vida en blanco y negro, no verá el color intenso que Dios le dio a nuestra existencia.

     Ese hombre no se ha hecho así en su madurez, ha sido fruto de un proceso en el que posiblemente todos los eslabones que deberían haber intervenido fallaron, desde la familia hasta el sistema educativo, amistades, etc.

     Dicho esto, traigo hoy a colación este tema para subrayar la importancia de los movimientos católicos juveniles ya que pueden constituir junto con la familia y el colegio el triángulo perfecto para dar al niño un sistema de valores que le sirva como soporte durante todo el proceso que lleva a su madurez. Dentro de esos movimientos hay uno que durante su dilatada existencia ha dado unos frutos excelentes, la raíz era buena y los frutos en la mayoría de los casos ha sido sanos, me refiero el movimiento de Scouts católicos.
Este es un movimiento que forma parte de la Iglesia Católica, que surge desde las mismas parroquias y en el que colaboran sacerdotes, padres y personas comprometidas con la formación de la juventud. Es un movimiento comprometido con la sociedad, lo que se traduce en el aprendizaje por el niño del concepto de solidaridad, es un movimiento comprometido con el entorno natural, lo que le lleva a fomentar el respeto a la vida de cualquier ser vivo y es un movimiento comprometido con el entorno cultural lo que lleva a valorar la importancia del legado que otros antes que nosotros nos dejaron en préstamo para cuidarlo y transmitirlo.

     Todo esto es fundamental para hacer que el niño se sienta como parte integrante en la construcción de una sociedad mejor, el niño sabe que su pequeño granito de arena servirá para que esa sociedad mejore y sea más justa. Ese niño conforme vaya creciendo irá aportando más, y constituirá un referente para otros jóvenes de su entorno de como la solidaridad, el trabajo en equipo, la creencia en unos valores justos, hacen que el ser humano no se sienta solo y trabaje para un bien común.

     El movimiento Scout Católico es esa cantera que debemos cuidar, fomentar y apoyar, vemos en ocasiones como de las canteras de los grandes equipos de fútbol salen grandes jugadores, pues esta cantera bien cuidada puede dar grandes hombres y mujeres  el día de mañana, hombres y mujeres que desde esos valores cristianos que se le han infundido trabajarán por una sociedad mejor.  

     Desde la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Militia Templi, es algo que se tuvo claro desde hace tiempo y en ese sentido en nuestra Sede Magistral existe un grupo Scout que a buen seguro está dando y seguirá dando esos frutos sanos y fuertes que harán un gran trabajo para esta sociedad.

Enlace grupo scout Militia Templi:


http://www.ordo-militiae-templi.org/la-milizia-e-lo-scautismo-P-57.html