CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

sábado, 1 de agosto de 2015


El New York Times: «¿Es este el fin del cristianismo en Medio Oriente?»



A continuación dejamos el artículo publicado por The New York Times y el análisis que del mismo hace el Vatican Insider dedicado al exódo masivo de cristianos de Medio Oriente y la posibilidad de la desaparición de todo rastro del cristianismo de lugares donde se establecieron las primeras comunidades cristianas:

Los cristianos en Medio Oriente están «mal» o «menos mal», declaró hace algunos días el Patriarca latino Fouad Twal de Jerusalén, y añadió que la condición de los palestinos en Cisjordania es, sin duda, mejor que la que viven los cristianos en Siria y en Irak, sobre todo los que se vieron obligados a abandonar sus casas frente al avance de los milicianos del llamado Estado Islámico.

«¿Asistimos al fin del cristianismo en Medio Oriente?», se pregunta ‘The New York Times’ en su revista del domingo 26 de julio (titulada «La sombra de la muerte»).

Empezando con la historia de Diyaa y Rana, cónyuges de Qaraqosh, la localidad cristiana iraquí más grande de la Llanura de Nínive (que ocupa alrededor de 1500 millas cuadradas encerradas entre el territorio kurdo y el territorio árabe, y que fue hasta el verano pasado el ‘granero’ de Irak, debido a sus amplios cultivos de cereales, y que también era famosa por sus ganados y actividades comerciales), el reportaje hunde las raíces en los albores de la fe cristiana en aquella tierra. Y, como telón de fondo, los testimonios sobre el terror que acompaña la expansión de las milicias del EI, sobre los pozos que han sido secados (en zonas en donde las temperaturas llegan a más de 43°C), sobre las decapitaciones en masa, sobre la fuga de las personas hacia Erbil (la capital de la zona kurda, a unas 50 millas al norte).


La mayor parte de los cristianos de Irak se dicen asirios, caldeos o sirios, nombres diferentes para indicar una raíz étnica común que se fue desarrollando en los reinos mesopotámicos entre el Tigris y el Éufrates miles de años antes de Cristo. Según el historiador Eusebio, el cristianismo habría llegado a la zona durante el primer siglo, pero la tradición indica que Tomás, uno de los apóstoles, habría enviado a Tadeo, uno de los primeros que se convirtieron del hebraísmo, a predicar el Evangelio a Mesopotamia.

Para leer artículo completo seguir enlace: VATICAN INSIDER