CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 18 de agosto de 2015

Son tantas las voces que se levantan denunciando la situación de nuestros hermanos en Irak y Siria y los gobiernos de los países occidentales mirando para otro lado.
Dejamos la entrevista realizada al Cardenal Fernando Filoni y publicada en el Diario la Razón.

Cardenal Fernando Filoni: «La situación de los cristianos iraquíes es crítica»

·         ENTREVISTA Cardenal Fernando Filoni / Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos
·         Fue nuncio apostólico antes, durante y después de Hussein

 Manuel Tori.  Roma.
El cardenal Fernando Filoni (1946, Manduria, Italia) es prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, la institución que desde 1622 tiene el objetivo de propagar la fe cristiana en todo el mundo, coordinando las misiones de la Iglesia. Tras entrar en el servicio diplomático vaticano en 1981, ejerció sus funciones en Sri Lanka, Irán, Brasil, Filipinas y Jordania. Entre 2001 y 2006 fue nuncio apostólico (equivalente a embajador) en Iraq: así pues, antes, durante y después de Saddam Hussein. Hoy, 10 años más tarde, publica «La Iglesia en Iraq», un documento que recorre la historia de la presencia cristiana en Mesopotamia desde el siglo I hasta nuestros días.
–¿Cuál es la situación actual de los cristianos en Iraq?
–Es crítica, hay grupos de cristianos repartidos por todo el territorio. En el sur apenas hay, aunque quedan en Basrah. En Bagdad se hallan pocos millares, pero son muy difíciles de cuantificar. En el Kurdistán iraquí, cerca de Duhok, hay muchos cristianos, pero se encuentran muy dispersados tras ser desalojados de la cercana ciudad de Mosul, muy importante para ellos desde el punto de vista histórico y cultural. No todos los cristianos viven en las mismas condiciones, aunque muchos son refugiados. Ya no hay cristianos en países como Siria, se encuentran en territorios como Líbano y Jordania. Otros, sin embargo, sabemos que no volverán mientras que la paz no vuelva. Los que aún están en Iraq prefieren quedarse, siempre que haya paz y seguridad. Al contrario que en el pasado, no podemos hablar de una minoría cristiana consistente.
–¿Cómo se vivía en Iraq hace 10 años?

–Con Saddam Hussein, los cristianos vivían como todos los demás ciudadanos, lo cual no significa que no hubiera discriminaciones. No hablo de persecuciones, sino de actitudes excluyentes que no procedían precisamente del régimen. Se trataba de una concepción del islam, donde aquellos que no lo profesaban eran considerados infieles. En la cotidianidad, sin embargo, la convivencia era muy buena. Salvo pequeños detalles, no había grandes contrastes religiosos. Muchos cristianos contribuían a la economía. Durante el régimen de Hussein trabajaban incluso ante la presidencia del gobierno, al ser considerados personas de fiar.
Para leer la entrevista completa seguir enlace: Entrevis Cardenal Fernando Filoni