CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 8 de diciembre de 2015


OTRAS FORMAS DE PERSEGUIR A LOS CRISTIANOS.


     Es indudable que la persecución de los cristianos se está llevando a cabo en forma de genocidio por las huestes del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico tanto en Siria como en Irak, pero no es menos cierto que esa persecución se está llevando a cabo en muchos países árabes de distintas formas, formas que en nuestras democracias occidentales no entenderíamos, entre ellas cabe destacar la figura "jurídica" por llamarlo de alguna forma, conocida como "blasfemia", que en la mayoría de las ocasiones conlleva penas elevadas cuando no la muerte, siempre eso si que sea referida a Mahoma. Esta figura "jurídica" de por sí atentatoria contra los más elementales derecho fundamentales se torna en un arma empleada habitualmente contra otras confesiones, especialmente los cristianos, basada en denuncias falsas, tenemos el caso más llamativo de Asia Bibi condenada a muerte por este delito y que ya lleva unos años en prisión. Pero esta figura jurídica de la blasfemia, basada principalmente en la Shariah, la ley penal basada en el Corán y que se aplica hoy día por algunos países musulmanes, aplicada fundamentalmente en Pakistán está siendo últimamente más cuestionada que nunca por las propias instancias judiciales del país ya que se está comprobando que efectivamente es utilizada a menudo para venganzas privadas que en modo alguno tienen que ver con ofensas a la religión.
    Todo esto no hace sino reafirmar una vez más la difícil situación que viven millones de hermanos nuestros en la fe, los cuales no pueden expresar abiertamente su credo por miedo a ser denunciados en el mejor de los casos, si no linchados por los extremistas. Algunos de esos elementos extremistas que persiguen a nuestros hermanos, vienen posteriormente a nuestros países a disfrutar de unos derechos y libertades que ellos mismos no permiten en el lugar de donde proceden, que paradoja, esperemos que algún día sepan apreciar la diferencia. Pero la intención de este artículo hoy es pedir la abolición de una vez por todas de todas estas leyes que condenan a cadena perpetua cuando no a muerte a personas que no han cometido otro delito, cuando no se trata de una denuncia falsa, que expresar su verdadero credo. Hoy día alguien se cree que en los países donde sigue vigente esta ley existe alguna persona que realmente se atreva a blasfemar contra lo que representa el Coran o Mahoma, sería absurdo, conque no se atreven en España los que insultan de forma gratuita a los cristianos.