CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

sábado, 30 de abril de 2016


COMO DIJO UN CONOCIDO PRIMER MINISTRO:

NUNCA TANTOS DEBIERON TANTO A TAN POCOS


    Dejamos a continuación este artículo publicado en el Diario La Razón en el cual el Padre Behnam Benoka expone la cruda realidad de la doble persecución a la que se ven sometida nuestro hermanos cristiano, por un lado por parte de los terroristas Islamistas y por otro y no menos grave, el olvido y la falta de apoyo con que se están encontrando en lo Europa Cristiana. El titulo que le insertamos al principio nos ha parecido el más adecuado, como integrantes de la Milicia del Temple, admiramos el valor y la fe de este puñado de sacerdotes que siguen dando lo mejor de ellos mismos para ayudar a sus hermanos y nuestros hermanos víctimas del genocidio, mientras en la vieja Europa miramos para otro sitio. No piensen ni por un momento que los que tanto debieron a tan pocos son los refugiados, ellos lo necesitan, nos necesitan, somos esa masa dormida, ese pueblo cristiano aletargado esos cientos de millones inmóviles los que debemos tanto a ese puñado de sacerdotes valerosos que tan valeroso testimonio están dando.


PARA LOS REFUGIADOS CRISTIANOS ES MUCHO MÁS 

DIFÍCIL LLEGAR A EUROPA

«Sería fantástico que el Papa también visitara a los refugiados cristianos, bloqueados en Turquía, Líbano y Jordania»



Artículo completo publicado en el Diario La Razón:
     Behnam Benoka es sacerdote iraquí, sirocatólico si atendemos al rito de la Iglesia a la que pertenece. Lleva años compatibilizando su trabajo en Erbil, en el kurdistán iraquí, a donde se han desplazado casi la totalidad de la comunidad cristiana iraquí, con su presencia en distintos países para contar su testimonio. Esta semana estuvo en Madrid, en la Conferencia Internacional “Migración y Asilo” organizada por la Universidad CEU San Pablo. Benoka llegó a escribir al Papa para pedir ayuda y hace ahora año y medio de un grito que se convirtió en viral gracias a Ayuda a la Iglesia Necesitada: “Estamos muriendo”. La situación para los cristianos, refugiados y perseguidos, no ha cambiado mucho.

¿Cuál es la situación de los cristianos en Irak? 

     Ahora mismo, en Erbil, hay 2.000 familias viviendo en contenedores, otras tantas en casas alquiladas por la Iglesia. En cada vivienda, de unos 150 metros cuadrados, residen cuatro o cinco familias, es decir, entre 20 y 30 personas. Puede imaginar las dificultades que uno se puede encontrar, así como los problemas familiares y sociales que se generan. Finalmente hay un grupo de 6.000 familias que viven por su cuenta, pero tienen los mismos problemas. Entre esos problemas destaca el empleo, pues hay que tener en cuenta que en el Kurdistán han llegado tantos cristianos como residentes había. Además, cuando uno encuentra trabajo, no se le paga regularmente por la situación financiera del país y sus bancos. Suelen cobrar un sueldo cada cinco o seis meses. Luego hay problemas con la educación, el transporte...

¿Y la atención médica?

     Los desplazados no tienen derecho a medicamentos financiados por el Gobierno. Bagdag se ha negado, sobre todo, en los casos de enfermedades graves. El problema en estos casos se agrava, pues tomar o no una pastilla puede ser cuestión de vida o muerte. Sabemos que el Departamento de Salud de Nínive, temporalmente en Erbil, ha recibido toneladas de medicinas de todo tipo, pero nadie sabe dónde están.

¿Intuyen algo?


     Supongo que las han vendido. Esto entra dentro de los problemas de corrupción del país.