CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

jueves, 9 de junio de 2016

HABLANDO DE CABALLEROS MEDIEVALES


Las “catanas de Dios” encontradas en Japón
El secreto de unos particulares sables de samuráis de la época feudal


Oriente posee un pasado cristiano bastante desconocido por muchos, también allí florecen los santos del calendario romano.
Sin embargo, en la tierra del sol naciente y de los cerezos en flor, la fe cristiana existe (y persiste) desde hace mucho tiempo a pesar de las persecuciones, lo que certifica aún más el adagio de nuestros clásicos: sanguis martyrum semen christianorum, la sangre de los mártires es semilla de cristianos.
Los mártires cristianos en Japón
Para dar a conocer a estos héroes de la fe, el año 2016 ha comenzado con la beatificación en enero deJusto Takayama Ukon (1552-1615). En efecto, un “samurái de Cristo”, algo poco común que, sin embargo, existe.
El martirio del beato Justo Takayama Ukon no es único en su género. También están las nobles almas caídas en Nagasaki, muertas en 1597 y canonizadas en 1862, o los cristianos asesinados por su fe en 1617 y 1632, beatificados en 1867. Se contabilizan 395 de ellos en el martirologio romano.
“Hoy en día son muchos los católicos japoneses que piensan que el martirio no tiene nada que ver con sus vidas, porque es poco probable que reciban muerte en nombre de su fe en Cristo”, explica monseñor Kikuchi, obispo de Niigata.
“Pero una vida de mártir es también una vida en la que uno se entrega por completo a Dios, en la que se renuncia a todo por el amor de Dios”.
Los secretos de las catanas
Y como testimonio del cristianismo en el día a día de un samurái, el museo Sawada Miki Kinenkandans, en la prefectura de Kanagawa, expone con orgullo unas cincuenta catanas (el arma favorita de estos formidables guerreros) que disimulaban símbolos cristianos en sus guardas [la protección de las empuñaduras].
En estas piezas de hierro gastado aún resaltan diseños de cruces, en todas las formas imaginables, más o menos claras, aunque algunas incluso representan a un Cristo doliente.
Artículo Publicado en Aleteia. Para leer artículo completo seguir enlace: 
http://es.aleteia.org/2016/06/09/las-catanas-de-dios-encontradas-en-japon/