CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 24 de julio de 2016


Cristianos 0,7?

Todos recordamos el Mandamiento del Seguimiento que Jesús hizo al joven rico: "Ven, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme". No es una casualidad el orden de las palabras del Señor, primero dale lo que tienes a los pobres y después sígueme. No dice "sígueme y después das lo que tienes a los pobres".

 Antes el joven rico había maravillado al Señor diciendo que el cumplía le ley, es decir, iba al Templo, hacía sacrificios...etc...como diría alguien CUMPLIMIENTO...cumplo...y miento.

El seguimiento de Jesús es el "algo más" del "cumplimiento", pero ese algo más no es un poquito más,,, ni el 0,7 más de lo que ya doy...el seguimiento de Jesús implica radicalidad, "da TODO lo que tienes". 

Es decir, vacíate de ti mismo, ponte en mis manos, como dice el Deuteronomio "Que el Señor batalle tus batallas" .

Claro, seguir a Jesús no es reunirse cuatro veces al año, ni asistir a Misa Dominical "y que termine pronto" ni cumplir "un programa de mínimos" que me permita salvarme, aunque el seguimiento implica que cumplimos los mínimos claro...El seguimiento es convertirse en Apóstol, y el Apóstol es un instrumento en manos del Señor, para un Apóstol todo es para el Señor: el Matrimonio es para el Señor, el trabajo es para el Señor, el ocio es para el Señor...como Pablo, un Apóstol hasta durmiendo está trabajando para el Reino. 

Ese desprendimiento no es solo material, no debe leerse el mandamiento al Joven Rico como algo exclusivamente material, pero como dice el Papa Francisco es TAMBIÉN DE LO MATERIAL: "Jesús que no sea yo otro joven rico".... Preocuparse de lo terrenal, de lo patrimonial, de aumentar los ingresos-cuanto más y con menos trabajo mejor- aleja del Señor que ya nos advertía aquello de los dos señores "no podéis servir a Dios y al dinero"(Lc 16:13)

En definitiva, ¿somos cristianos 0,7? ¿damos el 0,7 del tiempo al Señor y nos guardamos el 93,3 para nuestros asuntos? ¿el 0,7 de nuestro dinero a los pobres y el 99,3 para nosotros? ¿el 0, 7 a orar y el 93,3 a parlotear? Pues bien, si queremos ser Apóstoles tenemos que invertir todas esas proporciones,,,si no, pues cumpliremos....y mentiremos.

Esperamos tus comentarios, escribe a infomilitiatempli@gmail.com