CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 31 de julio de 2016

QUE ES LA CRISTIANDAD


     Al leer el artículo publicado en la web de la Comunidad Monástica de vida contemplativa Schola Veritatis, hemos tenido la intención, o se nos ha pasado por la cabeza, utilizar la estructura del mismo para hacer una referencia a España, pero dado que en el mismo ya se hace una referencia y no haría justicia cualquier comentario del mismo en distinta página, le dejamos una parte del artículo titulado EL REMEDIO A LA CRISIS DE OCCIDENTE: LA CRISTIANDAD, basado en la homilia pronunciada en la Catedral de Chartres, Francia, hace más de 30 años. Su autor es Dom Gérard Calvet (+2008), fundador y primer Abad de la Abadía Sainte Madeleinte de Le Barroux (Provence, Fracia), con ocasión del término de la peregrinación “Notre Dame de Chrétienté” (Nuestra Señora de la Cristiandad), el lunes de Pentecostés del año 1985.

     Les dejamos una parte del artículo aunque recomendamos la lectura del artículo completo el cual figura en el enlace que le dejamos de Schola Veritatis. 

     ¿Qué es la cristiandad? Queridos peregrinos, ustedes lo saben y ustedes vienen de hacer la experiencia: la cristiandad es una alianza entre la tierra y el cielo ; un pacto, sellado por la sangre de los mártires, entre el suelo de los hombres y el paraíso de Dios; un juego cándido y serio, un humilde comienzo de la vida eterna.
     La cristiandad, mis queridos hermanos, es la luz del evangelio proyectada sobre nuestras naciones, sobre nuestras familias, sobre nuestras costumbres y sobre nuestros trabajos.
     La cristiandad, es el cuerpo carnal de la Iglesia , su inserción temporal.
     La cristiandad, para nosotros franceses, es la Francia galo-romana, hija de sus obispos y de sus monjes, es la Francia de Clovis convertida por santa Clotilde y bautizada por san Remigio ; es el país de Carlo Magno aconsejado por el monje Alcuino, ambos organizadores de las escuelas cristianas, reformadores del clero, protectores de los monasterios.
     La cristiandad, para nosotros, es la Francia del siglo XII, cubierta de un blanco manto de monasterios, donde Cluny y Citó rivalizaban en santidad, donde ¡miles de manos unidas, consagradas a la oración, intercedían noche y día por las ciudades temporales!
     Es la Francia del siglo XIII, gobernada por un santo rey, hijo de Blanca de Castilla, que invitaba a su mesa a santo Tomás de Aquino , mientras que los hijos de santo Domingo y de san Francisco se abalanzaban sobre las rutas y las ciudades, predicando el evangelio del Reino.
     La cristiandad, en España, es san Fernando, el rey católico, es Isabel de Francia,hermana de san Luis, rivalizando con su hermano en piedad, en coraje y en buena inteligencia.
     La cristiandad, queridos peregrinos, es el arte de las armas, temperado y consagrado por la caballería, la más alta encarnación de la idea militar ; es la cruzada donde la espada es puesta al servicio de la fe, donde la caridad se manifiesta en el coraje y el sacrificio.
     La cristiandad, es el espíritu trabajador, el gusto del trabajo bien hecho, el anonadamiento del artista detrás de su obra. ¿Conocen ustedes el nombre de los autores de los capiteles y de los vitrales de esta catedral? La cristiandad, es la energía inteligente e inventiva, la oración traducida en acción, la utilización de técnicas nuevas y osadas. Es la catedral, impulso vertiginoso, imagen del cielo, inmenso espacio donde el canto gregoriano unánime se eleva, suplicante y radiante, hasta la cima de las bóvedas para descender en capas silenciosas sobre los corazones pacificados.
     La cristiandad, mis hermanos – seamos sinceros – es también un mundo amenazado por las fuerzas del mal ; un mundo cruel donde combaten las pasiones, un país vulnerable a la anarquía, el reino de los lirios saqueado por la guerra, los incendios, el hambre, la peste que siembra la muerte en los campos y en las ciudades. Una Francia infeliz, privada de su rey, en plena decadencia, entregada a la anarquía y al saqueo.

Artículo completo: http://infocatolica.com/blog/schola.php/1607310545-el-remedio-a-la-crisis-de-occ#more31398