CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

lunes, 29 de agosto de 2016


LEVANTEMOS LA VOZ



     Ya no son noticia los ataques que están sufriendo los cristianos, nos estamos acostumbrando a la rutina de escuchar a diario que en tal sitio han secuestrado a un sacerdote, en el otro han quemado una iglesia, etc,etc. Este es el peligro que realmente se corre hoy día, el llegar en algún momento a  considerar como algo normal que se ataque a nuestros hermanos por la fe que profesan, se corre el peligro de que los que podemos alzar la voz nos acostumbremos, nos acomodemos y nos cansemos de levantarla y nos cansemos de gritar en su defensa, que lleguemos a pensar que ya hemos hecho bastante y que ahora que lo hagan otros, también se corre el peligro de que nuestras autoridades dejen de escuchar nuestras voces, que dejen de leer  nuestros pobres artículos en defensa de nuestros hermanos. En el corazón de cada Templario, en la voluntad de quien ha elegido este modo de vida, tiene que estar siempre presente el peregrino, el que sufre por seguir a Dios. No podemos bajar las manos ni un segundo, debemos acompañar la oración  con nuestras voces, con nuestros escritos, con nuestra ayuda en la forma que mejor podamos.

     Como decíamos al comienzo, hemos llegado a un punto en que los ataques son constantes,  en las últimas horas  en Pakistán han atacado un barrio cristiano, en Argentina tres personas han asaltado un convento y después de robar a las monjas el equivalente a 3 o 4 euros han profanado la eucaristía, en Indonesia han intentado explotar un artefacto explosivo en una iglesia repleta de fieles, y así podríamos seguir enumerando más ataques.

     Pero realmente cual es el fondo de este odio, cual es la razón última que lleva a poner en el punto de mira a los cristianos y a la Iglesia, en Europa está claro, el mayor impedimento para llevar a cabo políticas que van en contra de los valores esenciales sobre los que se ha forjado este continente es el propio cristianismo pues es quien verdaderamente ha participado en esa construcción. También el cristianismo provoca miedo,  saben que muchos años de guerra fría con toda la amenaza de armas nucleares y todo el armamento disponible,  no pudo con el telón de acero que representaba la dictadura comunista y un solo hombre, JUAN PABLO II, con su mensaje de paz, con la firmeza que le caracterizaba lo echó abajo sin un solo disparo, simplemente con la palabra de Dios.

     En oriente porque nos persiguen,  muy sencillo, el cristianismo representa todo lo contrario a lo que preconizan las corrientes más radicales del Islam, pero el mensaje va calando poco a poco, frente a los degollamientos, torturas, etc, se encuentra el perdón, la lucha por los más desfavorecidos que llevan a cabo misioneros que aun permanecen es esos países, sacerdotes que se juegan la vida por atender a su comunidad y que no tienen ningún reparo en ayudar a quien lo necesite sea de la religión que sea, si, ese mensaje, ese ejemplo de amor al prójimo ya ha comenzado a escucharse y temen que destruya el mensaje del odio y de la crueldad.

     En definitiva, desde este humilde blog y desde esta Preceptoría pedimos que las voces en defensa de nuestros hermanos se mantengan, que seamos la voz que en la mayoría de las ocasiones se les niega en sus propios países y que gritemos lo suficiente como para que les lleguen nuestras voces y sepan que no están solos.