CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 2 de agosto de 2016


POR SI A ESTAS ALTURAS ALGUIEN LO DUDA TODAVÍA DEJAMOS ESTE ARTÍCULO PUBLICADO EN EL DIARIO LA RAZON.



EL DAESH DECLARA LA GUERRA A LA CRUZ DE CRISTO.

     El Estado Islámico (EI) ha esperado más de cien días para hacer público un nuevo número de su revista «Dabiq», bajo el título de «Derribar la cruz» (de Cristo), en el que asume la autoría de los atentados de Orlando (Estados Unidos), Dacca (Bangladesh), Magnanville, Niza y Normandía (Francia) y Wurzburgo y Ansbach (Alemania). Afirma que en estas acciones criminales se produjo el «martirio» de «doce soldados del califato» y las «muertes y lesiones de más de 600 «cruzados». Los yihadistas insisten en que sus combatientes han recibido la orden de atacar «sin demora». Dentro de su fanatismo, los terroristas afirman que después de tantos atentados y víctimas, lo lógico es que los occidentales reflexionen sobre las razones que llevan a los musulmanes a esta actitud de «animosidad y enemistad», «considerar la posibilidad de arrepentirse y aceptar el islam».

     Los terroristas están convencidos de que estamos ante un conflicto de religiones: «Ésta es una guerra justificada divinamente entre la nación musulmana y las naciones de la incredulidad». Y aseguran que Alá ampara la difusión de sus creencias mediante el uso «de la espada», que es una obligación que se encuentra en el Corán. Amenazan con que «la guerra sólo terminará con la bandera negra de Tawhid (monoteísmo islámico) aleteando sobre Constantinopla (Estambul) y Roma, lo que no es difícil para Alá». «Saben muy bien que nuestra lucha continuará hasta que sean derrotados, se sometan a la regla de su creador o hasta lograr el martirio. Alá ha hecho nuestra la misión de hacer la guerra contra la incredulidad hasta que deje de existir. Él nos ha ordenado matar a todos los paganos dondequiera que estén».

     El Papa Francisco, como jefe de la Iglesia católica, se convierte en el objetivo de sus ataques, sobre todo después de la declaración que hizo en su día de respeto «a los verdaderos seguidores» del islam para que no se generalizara un odio contra esta religión. A este respecto, los yihadistas consideran un ataque contra ellos la entrevista que mantuvo Francisco «con el infame Ahmed el Tayeb, líder de la Universidad de Al Azhar, al que se presentó como el representante de los musulmanes suníes en todo el mundo». Creen que es un intento de desvirtuar a su «califa» Bagdadi.

     «Benedicto XVI –agregan–, el predecesor de Francisco, decía que la democracia contradice la esencia del islam, que simplemente no tiene separación entre la política y la esfera religiosa real de los musulmanes. Así, mientras que Benedicto, y muchos antes que él, hicieron hincapié en la enemistad entre los cristianos paganos y musulmanes monoteístas, el trabajo de Francisco es notablemente más sutil, evitando palabras de confrontación, jugando el papel perfecto para su infiltración en tierras musulmanas». Los yihadistas llegan a afirmar que la condena que hizo Francisco del atentado contra una discoteca gay de Orlando, indicando que «no deben ser objeto de discriminación, que deben ser respetados y acompañados pastoralmente», lo que esconde es la búsqueda de apoyos de los gays en la cruzada contra la nación musulmana en general y el Estado Islámico en particular.


Leer más:  El Daesh declara la guerra a la Cruz de Cristo  http://www.larazon.es/internacional/el-daesh-declara-la-guerra-a-la-cruz-de-cristo-GG13266044?sky=Sky-Agosto-2016#Ttt1wloYQXcUmYFT