CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

sábado, 14 de enero de 2017


Dejamos a continuación el artículo publicado en el diario La Razón, el cual ofrece datos inquietantes aunque no desconocidos para la mayoría, por desgracia la minoría que nos los conoce es la que constituye el grupo más influyente que debería adoptar las medidas oportunas en todos los ámbitos y foros nacionales e internacionales.


Cerca de 215 millones de cristianos sufren persecución

  • 2425 Iglesias fueron atacadas en 2016

    
      Cerca de 215 millones de cristianos sufren un alto nivel de persecución por su religión, según el último índice publicado por la ONG Puertas Abiertas (Open Doors), que destaca un crecimiento de estas situaciones en la India y países del sureste asiático.

     La organización cristiana ha presentado hoy el índice anual con la lista de países que más persiguen a los cristianos, que encabeza un año más Corea del Norte -con el régimen de Pyongyang-, seguido de Somalia -que ha pasado del 4º al 2º puesto-, Afganistán, Pakistán, Sudán, Siria e Irak.

     El informe, realizado entre 31 de octubre de 2015 y el 31 de octubre de 2016, denuncia que en ese periodo han muerto 1.270 cristianos por su fe y 1.329 iglesias han sido atacadas; en 2016, fueron 7.106 las víctimas mortales y 2.425 las iglesias violentadas.

     Alerta de que la persecución está creciendo más rápido en países del sur y sureste asiático.

     "El surgimiento y crecimiento en poder del partido Bharatiya Janata Party (BJP) en la India ha desatado el fervor nacionalista religioso hindú", explican los responsables de la Lista Mundial de la Persecución 2017.

     De los seis países cuyo índice de persecución ha crecido más el pasado año, cinco de ellos se encuentran en esas regiones asiáticas: India, Bangladesh, Laos, Bután y Vietnam.

     Respecto a Somalia, señala que el carácter marcadamente tribal de la sociedad de ese país "significa que cualquier musulmán que se convierta al cristianismo es detectado al instante y es razón suficiente para encontrar la muerte".

     Yemen entra este año en los diez estados con mayores vulneraciones a la integridad de los cristianos que "se encuentran atrapados en medio de una guerra civil entre los bandos pro-saudíes y los pro-iraníes como son los rebeldes Huthi".

    Además, el estudio destaca que "el extremismo está viéndose con más libertad de actuación en África subsahariana, donde las milicias islámicas se están poniendo de moda".

    Puertas Abiertas ha elevado de 100 millones a 215 las personas en el mundo que sufren niveles de persecución alto o extremo a causa de su fe cristiana.

     La Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas estudia mediante encuestas el nivel de persecución religiosa en cinco ámbitos: privado, familiar, social, eclesial y nacional, junto al nivel de violencia contra los cristianos.

    Los resultados en cada una de las seis áreas se combinan para formar la puntuación final, que determina la posición del país en la lista.

 Para ver la fuente seguir el siguiente enlace: Artículo completo en La Razón.