CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

viernes, 3 de marzo de 2017

¿HABÍA NECESIDAD?
¿PARA CREAR POLÉMICA HABÍA NECESIDAD DE OFENDER A MILLONES DE PERSONAS?

Hace unos días muchos, principalmente católicos pero también muchos que no profesan la religión católica, nos quedamos estupefactos, sorprendidos, pero sobre todo dolidos por la forma tan miserable de insultar las creencias de las personas. A eso algunos le llaman libertad de expresión pero parece ser que el concepto de libertad de expresión en esta país sólo es aplicable si lo que se insulta es a la religión católica y a los católicos, si lo que se insulta es al Rey, a la Bandera de España, etc, y lo peor de todo esto es que nuestros políticos se mantienen callados, no hay nadie, absolutamente nadie de la clase política que salga en defensa del respeto a los demás.

Lo que estamos viendo ya día si día también, es simplemente el advenimiento poco a poco de un Estado donde se está instaurando el pensamiento único, y es evidente que para que se instaure ese pensamiento hay que destruir lo demás. Se comenzó con la idea de España, la idea de la Monarquía y como no el objetivo principal de muchos colectivos sociales, destruir todo lo que huela a catolicismo.

Estamos viendo como se insultan las creencias de la mayoría de los españoles y nadie se atreve a decir lo más mínimo, todo se justifica en base a la libertad de expresión, si embargo cualquier comentario u opinión contraria, no digo ni mucho menos insulto, sino una opinión distinta a la línea oficialmente establecida constituye una ofensa, se tacha de intolerante a quien discrepa, de retrogrado, etc, vamos que se le viene el cielo encima.

Somos muchos ya los que creemos que hay que decir basta, que una sociedad como la española que consientes estas mamarrachadas no es una sociedad sana, ni una sociedad tolerante, la tolerancia se basa principalmente en el respeto a las ideas de los demás, no a la imposición de las mismas a toda costa, no es tolerancia el insulto constante, la descalificación del que piensa distinto, eso es pura y llanamente fascismo.

Hace falta mucha valentía hoy día para defender esta tolerancia, para defender algunas ideas como es esta, esa valentía o valor, como se decía antes "se le supone" a algunos colectivos, se imaginan a un político defendiendo ideas pro vida, se imaginan la presión que deben soportar muchos jueces y fiscales cuando deben llevar un asunto de este tipo y por supuesto que no dicten una sentencia en contra de la línea oficial que nos quieren imponer que serán condenados al ostracismo y señalados de por vida. 

En fin, lo que ha salido en el carnaval es evidente que es una ofensa a todos los cristianos, pero fíjense que diferencia de principios y de valentía se puede ver en las dos fotos que se adjuntan a continuación, la de arriba y la de abajo. Podría invitar a este personaje que ha salido este año a ver si tiene la valentía de parodiar el año que viene algún símbolo de otra religión, pero no lo voy a poner en esa tesitura por dos motivos, el primero porque posiblemente no sea capaz, y en segundo lugar como católico rechazo el insulto o la parodia a cualquier símbolo que represente las legítimas creencias de cualquier ser humano.