CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 23 de enero de 2018

BANGLADESH - Los cristianos son discriminados en la sociedad pero tiene un papel precioso



     Los cristianos en Bangladesh, una pequeña minoría en un país con una mayoría musulmana, a menudo se enfrentan a la discriminación: así lo revela a la Agencia Fides el sacerdote católico p. David Bipul Das, vice-párroco de la Church of Our Lady of Guidance en la diócesis de Barisal. “Los cristianos viven entre sus vecinos musulmanes en muchas partes del país: los prejuicios hacia los cristianos persisten en base a líneas socio-religiosas y también económicas”, informa a Fides el p. David Bipul Das, quien es misionero de la Santa Cruz (CSC).

     Además, hay casos en los que “los extremistas musulmanes continúan hostigando a los cristianos, con motivos pretenciosos, para fomentar una disputa e incitar al odio religioso en la sociedad”, confirma a la Agencia Fides el p. Das. Otro fenómeno que se puede encontrar es el “acaparamiento de tierras”, que es la práctica con la que algunos musulmanes roban las tierras de los cristianos con violencia, mediante amenazas e intimidación. “Este es un problema serio para los cristianos”, explica.

     En el marco de estos desafíos sociales, a Church of Our Lady of Guidance “trabaja acompañando las vidas de los fieles católicos para mantener la paz y la armonía con los musulmanes en la sociedad”, observa el p. Das, quien dirige una parroquia con aproximadamente 250 familias católicas, en un territorio de aproximadamente 10,000 habitantes.

     La comunidad cristiana en Bangladesh representa el 0.2% en un país que cuenta con 162 millones de habitantes. Sin embargo, su impacto positivo va más allá de la dimensión numérica. La comunidad cristiana, señala el sacerdote, “es considerada como una comunidad amante de la paz y portadora de un alto sentido de valores morales y espirituales, muy visible en el testimonio de vida”. La gente de Bangladesh y su gobierno aprecian esta presencia y tienen una actitud generalmente positiva hacia los cristianos.

     La nación reconoce la contribución y los sacrificios que los cristianos bangladesíes han realizado para la reconstrucción del país, especialmente durante el período de la lucha de liberación, en 1971 y, en los años posteriores a la independencia. La contribución de la Iglesia Católica en el campo de la educación, la salud, el desarrollo social, las obras de caridad y el crecimiento socio-económico de la población sigue siendo reconocido y apreciado. La comunidad cristiana administra algunas de las mejores instituciones educativas del país que han formado a ciudadanos altamente competentes y capacitados, muchos de los cuales ahora ocupan puestos de liderazgo en el país y en oficinas gubernamentales.


     La Iglesia Católica y otras comunidades cristianas plantean y presentan a las instituciones algunas cuestiones: la necesidad de otorgar visados a los misioneros que vienen del extranjero; la necesidad de conceder algunas excepciones a los reglamentos públicos, para las instituciones educativas administradas por cristianos, así como a las disposiciones que regulan las donaciones del exterior; algunos casos de injusticia y violencia contra minorías religiosas. )