CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 15 de mayo de 2018


LIBERTAD RELIGIOSA EN IRÁN
En Irán, los conversos cristianos enfrentan sentencias de prisión de 10 años

Las iglesias católicas en el país son monitoreadas de cerca con cámaras de vigilancia para garantizar que los musulmanes no entren.
(CNA/InfoCatólica) Las iglesias católicas en el país son monitoreadas de cerca con cámaras de vigilancia para garantizar que los musulmanes no entren, y las escuelas religiosas están limitadas en lo que pueden enseñar, explicó a la CNA un periodista nacido en Irán, Sohrab Ahmari.
Ahmari actualmente está escribiendo una memoria espiritual sobre su propio viaje a la fe católica para Ignatius Press. Se convirtió en 2016 después de vivir en los EE. UU. Durante más de dos décadas. Su conversión hubiera sido casi imposible si hubiera estado viviendo en Irán.
«En Irán, el catolicismo es principalmente un fenómeno étnico. Hay católicos armenios y asirios. Tienen sus propias iglesias, pero no pueden evangelizar y no pueden tener Biblias en otros idiomas que no sean los suyos», dijo Ahmari, que trabajó para el Wall Street Journal durante varios años antes de convertirse en editor principal de la revista Commentary.
«La Constitución iraní consagra el Islam chiita como la religión del estado y relega a otras minorías religiosas al estatus protegido, pero de segunda clase, de modo que son judíos y cristianos, principalmente, personas de las religiones abrahámicas», continuó. «Estas personas tienen un cierto grado de derechos limitados, pero también tienen todo tipo de desventajas sociales».
La población de la República Islámica es 99 por ciento musulmana, y sus minorías religiosas reconocidas están estrictamente controladas.
«El tratamiento empeora para los grupos que el régimen no reconoce como legítimos», explicó Ahmari. Esto incluye el cristianismo evangélico y la religión bahá'í.
Después de enfrentar un juicio como «apóstatas», los conversos cristianos del Islam han sido sometidos a sentencias cada vez más severas, según el informe de la Comisión estadounidense sobre libertad religiosa internacional de 2018, que señaló que «muchos fueron condenados a al menos 10 años de prisión por sus actividades religiosas».
Maryam Naghash Zargaran, una cristiana convertida del Islam, fue liberada de prisión en agosto de 2017 después de cumplir la mayor parte de su sentencia de cuatro años. Mary Ann Glendon, ex embajadora de los EE. UU. En la Santa Sede, fue una de las personas que abogaron por su liberación.
En mayo de 2017, cuatro cristianos evangélicos fueron sentenciados a 10 años de prisión cada uno por sus esfuerzos evangelizadores.
El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha designado a Irán como un «país de particular preocupación» por la libertad religiosa desde 1999.
La creciente capacidad del gobierno iraní para censurar y monitorear a los usuarios de Internet aumenta su capacidad para hacer cumplir las interpretaciones religiosas oficiales y tomar medidas enérgicas contra los activistas.
La libertad religiosa y los derechos humanos fueron el centro de la reunión del Papa Francisco con el presidente iraní Hassan Rouhani en enero de 2016. Irán y la Santa Sede han mantenido relaciones diplomáticas continuas desde 1954.