CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

jueves, 5 de julio de 2018


EL PAPA ADVIERTE DEL PELIGRO DE DESAPARICIÓN DEL CRISTIANISMO EN MEDIO ORIENTE.

El Papa Francisco advirtió que el número de cristianos está disminuyendo en Oriente Medio y que la presencia cristiana en esa región está en peligro.
“Oriente Medio es hoy una encrucijada de situaciones difíciles y dolorosas. También existe en Oriente Medio el riesgo –no quiero decir la voluntad de alguien– de eliminar a los cristianos. Un Oriente Medio sin cristianos no sería Oriente Medio”, señaló.
En unas palabras que pronunció de forma espontánea en la audiencia que concedió el viernes 22 de junio a los participantes de la Reunión de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales (ROACO), que celebran estos días su Asamblea Plenaria que, este año, coincide con el 50 aniversario de su fundación, denunció la actitud de las grandes potencias hacia Medio Oriente.
“Hoy Oriente Medio sufre, llora, y algunas potencias mundiales miran a esta región quizás no tanto con la preocupación por la cultura, la fe, la vida de sus pueblos, sino con la intención de llevarse algún trozo y tener un mayor dominio”.
El Pontífice lamentó que muchos gobernantes afirman su voluntad de respetar a los cristianos, pero luego actúan con indiferencia. “Todos dicen: ‘los cristianos son los primeros de Oriente Medio y debemos respetarlos’. Pero, en realidad, no actúan así. El número de cristianos disminuye y muchos no quieren regresar porque el sufrimiento es fuerte. Aman la tierra, aman la fe, pero el sufrimiento es fuerte, muy fuerte”.
“Oriente Medio es la cuna del cristianismo –subrayó Francisco–, es la tierra de Jesús. Vuestro trabajo de ayuda a Oriente Medio, de preocupación por Oriente Medio, es muy grande, muy importante. En Oriente Medio están las grandes Iglesias, las Iglesias antiguas, con su teología, con su liturgia. Y esa belleza…; con sus Santos Padres, sus maestros espirituales…. Las grandes tradiciones de Oriente Medio. Debemos custodiar todo eso. Debemos luchar por ello”.
Francisco insistió en que “en este momento, Oriente Medio, en el dolor, es tierra de migraciones. Este es uno de los problemas más graves. Pensemos que en Líbano un tercio de la población son refugiados, la mayor parte sirios. Pensemos en Jordania, que también tiene un número grande de sirios que sufren. Y también Turquía. Luego, Europa”.
Además, aseguró que existe “un gran pecado en Oriente Medio, un pecado que sufre la gente más pobre. El pecado del ansia de poder, el pecado de la guerra, cada vez más fuerte y con armamentos más sofisticados. Y sufre la gente, los niños. Oriente Medio, no digamos que no tenga escuelas, pero cuenta con pocas escuelas porque los bombardeos las han destruido. Cuenta con pocos hospitales. Ese es el dolor de Oriente Medio. Es el gran pecado de la guerra”.
“Pero está también nuestro pecado en Oriente Medio. El pecado de la incoherencia entre vida y fe. Hay sacerdotes, algún Obispo, alguna congregación religiosa, que profesan la pobreza pero que viven como ricos. No digo que haya muchos, pero sí alguno”.
En este sentido, señaló que “querría que estos religiosos, cristianos, algún Obispo o alguna congregación religiosa se desprendieran más en favor de sus hermanos, de sus hermanas”.
A pesar de ello, el Papa alabó la esperanza de los habitantes de Oriente Medio y recordó que “Oriente Medio es una esperanza, una esperanza que debemos cultivar”.