CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 9 de octubre de 2018


FALLECE EL REV. PADRE ANDREA CAPPELLI PARROCO DE LA SPECIA Y PRELADO DE LA MILICIA DEL TEMPLE

Esta tarde, el Reverendo Padre Don Andrea Cappelli entregó su alma en las manos Dios Nuestro Señor. El Padre Andrea, tenía 42 años, era párroco en la diócesis de la Spezia (Italia). Fue Scout, en el GRUPO SCOUT VALDELSA, posteriormente Caballero de la Milicia del Templo, pero su vocación era servir y consagrarse a Dios Todopoderos como sacerdote . Los Caballeros y novicios de la Preceptoría de España que le conocimos siempre lo tendremos en nuestro corazón. A todos los que le han conocido, y a todos nuestros amigos les pedimos oraciones por su alma. Que el señor Jesús y la Santa Virgen María le acojan en la paz de Dios!



Salmo 129
De profúndis clamávi ad te, Dómine
Dómine, exáudi vocem meam
Fiant aures tuae intendéntes
in vocem deprecatiónis meae.
Si iniquitétes observáveris, Dómine
Dómine, quis sustinébis?
Quia apud te propitiátio est:
et propter legem tuam sustínui te, Dómine.
Sustinuit ánima mea in verbo eius:
sperávit ánima mea in Dómino.
A custodia matutina usque ad noctem:
speret Israël in Dómino.
Quia apud Dóminum misericordia:
et copiósa apud eum redémptio.
Et ipse rédimet Israël,
ex ómnibus iniuítátibus eius.