CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 31 de marzo de 2019

VISITA DEL CARDENAL GIOVANNI BATTISTA RE AL CASTILLO DE LA MAGGIONE.

Dejamos unas imágenes de la visita llevada a cabo por Su Eminencia el Cardenal Giovanni Battista Re a la Sede de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Templo en el Castillo de la Maggione. El cardenal quedó emocionado tanto por la comunidad como por el complejo monumental.
Elegido Arzobispo titular de Vescovio y nombrado secretario de la S.C. para los Obispos, el 9 de octubre de 1987, fue consagrado el 7 de noviembre de 1987 en la Basílica de San Pedro por el Papa Juan Pablo II. En Septiembre del año 2000 fue nombrado Prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina.

Decano del Colegio Cardenalicio en marzo de 2013. En el cónclave de Marzo de 2013 se desempeñó como decano del Colegio Cardenalicio, siendo el encargado de pronunciar las palabras al recién elegido Pontífice: “¿Quo nomine vis vocari?” a lo que Bergoglio respondería “vocabor Franciscus”.
En la Curia Romana, el cardenal Giovanni Battista Re es miembro de la Secretaría de Estado, de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Pontificia Comisión para el Estado Vaticano.









lunes, 25 de marzo de 2019



DICCIONARIO DE LOS INSTITUTOS DE PERFECCIÓN (EDICIONES PAULINAS) VOZ TEMPLARIOS
(2ª PARTE)

2. Expansión. Evidentemente, los templarios necesitaban recursos financieros considerables y, por lo tanto, a diferencia de otras instituciones monásticas contemporáneas, pero al igual que a otras órdenes militares, a la Orden se le permitió comprar cualquier tipo de derecho de propiedad, esta diferencia ya estaba en la regla, lo que permitía a los Templarios  recibir ofertas los diezmos. Otra diferencia resultó del hecho de que, a diferencia de los benefactores de los monjes, los benefactores de los templarios no buscaban fundar casas para la Orden a través de sus donaciones: los que vivían lejos de las fronteras del cristianismo tenían la intención de procurar los medios para luchar contra los infieles. Sin embargo, los benefactores obviamente esperaban oraciones y otros beneficios espirituales de los templarios, que los monjes  prometían a sus benefactores y que eran un factor importante para atraer esas donaciones. En algunos casos, se  obtuvieron más ventajas materiales, como pensiones o anualidades, o,  incluso dinero en efectivo. La adquisición de bienes se vio favorecida por varios privilegios papales obtenidos en el siglo XII; el papado, de hecho, apoyó generosamente a la Orden; estos privilegios incluían el derecho a enterrar a cualquiera que hubiera elegido ser enterrado en los cementerios de los templarios, mientras que a los que otorgaban a la Orden una donación anual se les concedía la exención de una séptima penitencia impuesta. Esta concesión, sin duda, contribuyó a aumentar el número de miembros de la Orden del Templo. Con las donaciones, la Orden acumuló una gran cantidad de bienes de diversos tipos en todas las partes del cristianismo occidental, a pesar de que el volumen de donaciones disminuyó en el siglo. XIII. Además, los templarios normalmente aumentaban y consolidaban su patrimonio a través de la compra, que en algunas regiones era una forma más frecuente que la donación. La parte de los ingresos que los templarios dejaron disponibles para el Este aumentó con las exenciones fiscales, obtenidas por las autoridades eclesiásticas y civiles; La más importante, fue otorgada por el papado en el siglo XII, fue la exención del pago de los diezmos en las tierras que los templarios cultivaron personalmente o por cuenta propia, mientras que en el siglo XIII la Orden fue dispensada de impuestos pontificales para Tierra Santa. Pero la exención de los diezmos, al igual que otros privilegios fiscales obtenidos por la autoridad pontificia, incluida la exención de la jurisdicción del obispo, levantó la hostilidad del clero secular y dio lugar a controversias. Estas controversias generalmente se resolvían mediante compromisos locales, que tenían el efecto de limitar las concesiones obtenidas por el Papa; El mismo Inocencio III redujo (1215) los privilegios de los diezmos. Si bien la Orden obtuvo propiedades y privilegios, también atrajo reclutas en Europa occidental. Muchos eran los hijos menores de familias que de otro modo habrían estado destinados a los monasterios.

domingo, 24 de marzo de 2019


¿Es menos pecado o delito asesinar a 148 

cristianos en

 Kenia que a 50 musulmanes en Nueva Zelanda?



Políticos y medios claman contra la islamofobia y callan ante la cristianofobia
Este 15 de marzo de 2019, en la ciudad de Christchurch (Nueva Zelanda), dos mezquitas fueron atacadas por un terrorista pertrechado con armas de fuego, que fue disparando a todo el que se encontraba.
El terrorista asesinó a 50 personas, incluido un niño de 3 años de edad, Mucad Ibrahim.
El asesino, Brenton Tarrant, retransmitió los crímenes en directo a través de Facebook, un vídeo que han podido ver millones de personas y que muestra a ese criminal entrando en una de las mezquitas y disparando sus armas contra todo el que se encontró en su interior.
Esta masacre merece la repulsa de toda persona mínimamente decente.
@ElentirVigo, autor de esta nota en Contandoestelas, subraya que espera que todo el peso de la ley caiga sobre Tarrant, y que sea confinado en una prisión de la que nunca le dejen salir: en Nueva Zelanda, afortunadamente, existe la cadena perpetua para castigar los crímenes más graves.
Y añade a renglon seguido:
Como no podía ser de otra forma, en todo el mundo ha habido gestos de repulsa hacia esta masacre, desde dirigentes políticos y medios de comunicación, hasta líderes religiosos de distintas confesiones.
Algunas reacciones, de todas formas, merecen cierta reflexión. El diario británico The Guardian publicó el viernes un artículo firmado por H.A. Hellyer, un autor musulmán, con este título: “La islamofobia que condujo al tiroteo en Christchurch debe ser confrontada”, en el que su autor afirma lo siguiente:
“cada vez que negamos la amenaza del fanatismo antimusulmán, o subestimamos el alcance de la islamofobia -incluso en nuestro partido de gobierno, el Partido Conservador- damos socorro a los miembros de nuestra sociedad que buscan provocar el odio contra nuestras comunidades musulmanas”.

En la mención al Partido Conservador aparece un enlace a una noticia que habla sobre críticas al Islam de miembros de ese partido (por ejemplo, se cita esta opinión de un político conservador:
“Seremos un país musulmán bajo la ley de la sharia si el trabajo laboral regresa”).

Es decir, que Hellyer relaciona un atentado antimusulmán en Nueva Zelanda con las críticas al Islam que ocasionalmente hacen algunos políticos al otro lado del mundo.
Este 16 de marzo de 2019 el diario El País publicaba un editorial con este título: “Atentado islamófobo”.

El subtítulo de ese editorial hace esta afirmación:

“Los discursos de odio contra la comunidad musulmana no pueden tener cabida en una democracia”.

El texto termina con estas palabras:

“Combatir la islamofobia es un deber y una prueba de calidad para las democracias”.

Son frases que caen por su propio peso y que nadie pone en duda, pero llama la atención el énfasis que pone en ellas un periódico que nunca ha publicado un editorial llamando a combatir la cristianofobia, a pesar de ser el principal motivo de persecución contra los creyentes (en el mundo, 3 de cada 4 perseguidos por razón de sus creencias son cristianos) y siendo, como es hoy, el motivo del 77% de los ataques contra la libertad religiosa en España.
Unos ataques que medios 'progres' españoles y europeos suelen invisibilizar, tal vez porque gran parte de esas expresiones de odio proceden de la izquierda política.
La doble vara de medir en relación a la islamofobia y la cristianofobia incluye también las reacciones a atentados terroristas.
El 2 de abril de 2015 terroristas islamistas atacaron la Universidad de Garissa, en Kenia, asesinando a 148 cristianos. Los terroristas fueron buscando a los cristianos para asesinarles mediante disparos y decapitaciones.
El claro móvil cristianófobo de aquella masacre fue disimulado por muchos políticos y medios de comunicación.
En el Parlamento Europeo, partidos izquierdistas intentaron borrar toda referencia a los cristianos en la moción de condena de la masacre (Uno de cada cinco cristianos vive en países donde sufren persecución religiosa). 
The Guardian y El País no publicaron entonces ningún llamamiento contra la cristianofobia, a pesar de que había sido claramente la motivación de aquellos terroristas a la hora de seleccionar y matar cruelmente a sus víctimas.
Tampoco se han visto llamamientos políticos y mediáticos contra la cristianofobia, salvo honrosas excepciones, ante el genocidio de miles de cristianos en Nigeria, que se está llevando a cabo ante un pasmoso silencio mediático en Occidente.
¿Por qué esta doble moral? ¿Acaso las vidas de los cristianos valen menos que las de los demás seres humanos? ¿Dónde está el límite de la inquina que de políticos y medios occidentales contra el Cristianismo?



viernes, 22 de marzo de 2019



Comenzamos una entrega en breves capítulos de la referencia que se hace en el Diccionario de los Institutos de Perfección (Ediciones Paulinas) a la voz TEMPLARIOS. En ella se hace una breve historia de la mítica Orden del Temple con la rigurosidad acreditada de los autores de la misma y la editorial. A lo largo de las diferentes entregas conocerán la verdadera Orden del Temple, haciendo referencia al final a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo - Militia Templi como continuadora de de los ideales y del estilo de vida descritos por San Bernardo de Claraval y actualmente aprobada por la Iglesia Católica.



TEMPLARIOS

(Pauperes conmilitones Christi Templique Salomonis)

I. Historia general de la Orden.

 1. Origen.

 La Orden de los Templarios se estableció en Jerusalén alrededor del año 1119. Hugo de Payns, un noble de clase media de la región de la Champagne, y nueve de sus compañeros hicieron los votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia, y formaron una comunidad que, por donación de Balduino II, tenía como residencia una parte del palacio real identificado por los cruzados como el templo de Salomón, de ahí el nombre de los templarios. Inicialmente se dedicaron a la protección de los peregrinos que recorrían los caminos hacia Jerusalén; asumieron esta tarea en un momento en que los compromisos sociales y morales de la caballería eran urgentes, mientras que la verdadera necesidad de protección proviene de los escritos de los peregrinos de principios de siglo. XII. Sin embargo, a los pocos años los templarios comenzaron a participar en campañas militares contra los infieles, aunque no abandonaron el compromiso original. A veces se ha afirmado que los templarios imitaban a la institución musulmana de la fortaleza ribat en las fronteras del Islam, donde los musulmanes llevaban una vida religiosa y militar. Pero esta hipótesis es cuestionable: de hecho, no es cierto que los francos en el este, durante las primeras décadas del siglo. XII, conocían la existencia del ribat y la transformación operada con la nueva tarea asumida no representaba un cambio radical en la forma de vida de los templarios. El cambio puede explicarse simplemente por la necesidad de soldados en los estados cruzados. En sus primeros años, sin embargo, la comunidad no se desarrolló ampliamente, mientras que algunos miembros comenzaron a tener dudas sobre su tipo de vida. Estas circunstancias explican el viaje que Hugo hizo a Occidente con 5 compañeros, probablemente en 1127, y la apelación que hizo a San Bernardo y que condujo a la composición “De laudae novae militiae ad milites templi”, escrita en apoyo de la Orden. Tan pronto como los templarios se hicieron conocidos en Occidente, fueron inmediatamente apreciados. De hecho, fueron considerados por San Bernardo como una nueva especie de milicia, que tenía el mérito de participar en un doble conflicto: los templarios no solo luchaban, como monjes, contra las fuerzas del mal con las armas de la oración y la abnegación sino que también participaron en una lucha material digna de elogio por la defensa de la Iglesia y del cristianismo. Por esta razón, ellos, como los cruzados y en marcado contraste con los que lucharon en las guerras seculares, merecían una recompensa espiritual: incluso se les consideraba mártires que ofrecían sus vidas. En el Concilio de Troyes, celebrado en enero de 1128 (o 1129 según R. Hiestand, Kardinalbischof ...: v. Bibl.) Bajo la presidencia del legado papal, el cardenal Matteo, obispo de Albano, la Orden fue aprobada y se redactó una regla, probablemente bajo la dirección de San Bernardo, aunque algunas cláusulas se agregaron más adelante. La Regla se se basó en parte en las costumbres ya existentes de los templarios, mientras que algunos artículos de la misma se pueden discernir recogidos de la regla de San Benito. Durante este tiempo, Hugo y sus seguidores viajaron a través de Europa occidental, buscando nuevos reclutas y financiación. Esto marcó el comienzo de la rápida acumulación de riqueza dentro de la Orden en todo el cristianismo occidental.


martes, 19 de marzo de 2019


La única escultura que queda de 

Leonardo Da Vinci es mariana


Según el periódico, The Guardian,destacados expertos habrían descubierto la que sería la última escultura en pie del famoso genio italiano Leonardo Da Vinci.
Aunque se sabe que Da Vinci hizo muchas esculturas en su vida, solo una habría resistido al paso del tiempo y se trata de una obra dedicada a la Virgen María.
La escultura mide unos 51 centímetros de alto, está hecha de arcilla roja y representa a la Virgen María cargando a su Hijo. Lo interesante de esta obra es que tanto la Virgen como Jesús están sonriendo.
Para la época de Leonardo, esto era algo revolucionario porque la sonrisa en el arte era símbolo de locura, y esta pieza pudo haber sido interpretado por los críticos arte de entonces como un acto sacrílego.
Los curadores indicaron que esta obra es del año 1472, y que el rostro de la Virgen delató a Da Vinci como posible autor, pues tiene una fuerte semejanza al rostro de la Mona Lisa. Además, la “tela” de su manto tiene particularidades semejantes a las que caracterizan la obra de Da Vinci.
La obra le perteneció al Museo Victoria and Albert de Londres, Inglaterra, desde el año 1858 hasta la actualidad. Antes de este año no se sabe dónde estuvo exactamente.  
Fuente: https://es.churchpop.com/


lunes, 18 de marzo de 2019


18 de marzo de 1314


En una pequeño terreno al fondo de L'ile de la Cite, en un jardín conocido como el "Ver - Galant", en el Sena, en París, hoy hace 705, suben valientemente hacía una pira para ser quemados  Jacques de Molay, último Gran Maestre de la Orden del Templo de Jerusalén y de los Pobres Caballeros De Cristo, y Geoffrey de Charnay, Preceptor de Normandía.
Se consume así el último y trágico acto de un largo calvario, que dio comienzo para la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo el  viernes 13 de octubre de 1307.

Una memoria eterna
Non nobis Domine non nobis.





viernes, 1 de marzo de 2019

"El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro": Carta Pastoral de los Obispos del Camino Francés a Santiago
Loading
Fuente:  Gaudium Press) Realizando una profunda reflexión sobre el fenómeno jacobeo y "con el deseo de que todos los participantes en la secular peregrinación (....) la aprovechen en toda su virtualidad", los Obispos del Camino Francés a Santiago de Compostela presentaron recientemente la Carta Pastoral "El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro".
En dicho documento, los prelados expresan: "A los obispos franceses y españoles del Camino de Santiago no nos ha pasado inadvertido este prometedor fenómeno religioso que, manteniéndose a lo largo de diez siglos, se da también en los tiempos presentes; por el contrario, hemos puesto en él nuestra atención pastoral. Particularmente desde el año 2009, a iniciativa del arzobispo de Santiago de Compostela, estamos empeñados en llevar a término una tarea común de evangelización a favor de los agentes que intervienen en esa laudable práctica religiosa que es la peregrinación".
Santiago_SantiagoDeCompostela_B_001_287x432.jpg
Apóstol Santiago, Catedral de Compostela / Foto: Gauidum Press.
Dirigiéndose de manera especial a los peregrinos, los Obispos señalan que es su deseo "que todos los que participan en la misma, al tomar conciencia de su genuino significado, se beneficien de los provechos espirituales que de ella dimanan y que contribuyen a enriquecerlos en el orden personal y espiritual, al tiempo que se afianzan los lazos fraternos entre las naciones y se hacen más estrechos los vínculos de caridad que unen a los miembros de la comunidad cristiana universal".
"Estamos convencidos de que, si no se desvirtúa su naturaleza, el esforzado caminar hacia la meta compostelana, figura de la gran peregrinación que es nuestra propia vida, puede ayudarnos a centrar el sentido personal de nuestra existencia, a profundizar en la naturaleza del pueblo de Dios peregrino que es la Iglesia, y a estimular nuestro afán evangelizador, al mismo tiempo, sabiendo que ‘la Iglesia avanza en su peregrinación a través de las persecuciones del mundo de los consuelos de Dios'", prosiguen citando a San Agustín.
En otro momento, los obispos hablan sobre el sentido de la búsqueda, relacionada con el Camino de Santiago: "El atractivo milenario del Camino de Santiago convoca a gentes muy diversas para realizar esta experiencia personal. Pero muchos entre ellos van buscando secretamente algo que los mejore y los enriquezca, algo que los centre y les dé sentido a su vida (...) Los obispos franceses y españoles del Camino de Santiago pensamos que la peregrinación a Compostela puede ayudar a encontrarlas".
Asimismo, hacen referencia al peregrino cristiano quien, desde los orígenes del Camino, encuentra en él un gran significado: "La visita a los santuarios y la veneración de las reliquias que en ellos se custodian son formas de piedad que el sentido religioso ha inspirado al pueblo fiel. Como también la larga peregrinación; ella añade el ejercicio ascético que supone el esfuerzo sostenido, instrumento de penitencia y santificación, de formación del carácter, de fortalecimiento de la voluntad en la prosecución del bien propuesto como fin".
"La peregrinación nos ayuda a volvernos más a Cristo, a seguir su camino, a acercarnos más a Él interiorizar más el Reino de Dios. Pero es también figura de vida del creyente. Los cristianos somos peregrinos que ‘caminamos en la fe' al encuentro del Señor. Siempre con buen ánimo seguimos su camino hasta llegar a la patria deseada", agregan los Obispos españoles y franceses.
Catedral de Santiago.jpg
Catedral de Santiago de Compostela, meta del Camino / Foto: Gaudium Press.
Otro aspecto abordado en la Carta Pastoral es el dinamismo evangelizador que posee el Camino. Es por ello que en el documento los prelados exhortan a los peregrinos, sobre todo a los cristianos, para que participen "activa y fructuosamente en las asambleas eucarísticas que se celebran a lo largo de la ruta, en las que está verdaderamente presente la Iglesia de Cristo", puesto que la Eucaristía "es la fuente y la cima de nuestra vida cristiana; en ella podrán unir al sacrificio de Cristo, en virtud de su sacerdocio regio, los trabajos y fatigas del camino y recibir fuerzas espirituales para proseguir provechosamente su andadura"; para así llegar "fortalecidos espiritualmente a la Catedral de Compostela, donde culmina su peregrinación, y a la que verán como un símbolo de la Jerusalén celeste que anhelamos".
Junto con el alimento Eucarístico, los prelados también hablan de la importancia de ser misioneros una vez culmine la peregrinación a Compostela: "El peregrino que junto a la tumba del apóstol Santiago ha meditado sobre los orígenes del cristianismo, está motivado para ser agente eficaz de la nueva evangelización. Entiende el llamamiento del Papa Juan Pablo II: ‘Hace falta reavivar en nosotros el impulso de los orígenes, dejándonos impregnar por el ardor de la predicación apostólica de Pentecostés'. La plenitud de la vivencia cristiana se desborda en apostolado".
Simbolo del camino.JPG
La concha amarilla es el signo y guía del Camino de Santiago / Foto: Sonia Trujillo - Gaudium Press.
Finalmente, exhortan: "Al retornar a vuestros hogares, esforzaos en llevar el Evangelio a las personas de vuestro entorno, a aquellas con quienes tratáis habitualmente, próximas o lejanas, en una conversación sencilla, en la calle, en el trabajo, en el camino. Concentraos en lo esencial, que es lo más grande, lo más atractivo, lo más necesario: habladles del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado. Comportaos como ‘heraldos itinerantes de Cristo'".
La Carta Pastoral, presentada durante un encuentro ocurrido en la ciudad francesa de Bayona, cuenta con las reflexiones del Obispo de Logroño, el Obispo Auxiliar de Pamplona, el Obispo de Bayona, y los obispos de Le Puy en Velay, Limoges, Carcasona y Tours, además del Obispo Auxiliar de Santiago de Compostela.
Ingrese aquí para leer completa la Carta Pastoral: "El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro".