CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

viernes, 1 de marzo de 2019

"El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro": Carta Pastoral de los Obispos del Camino Francés a Santiago
Loading
Fuente:  Gaudium Press) Realizando una profunda reflexión sobre el fenómeno jacobeo y "con el deseo de que todos los participantes en la secular peregrinación (....) la aprovechen en toda su virtualidad", los Obispos del Camino Francés a Santiago de Compostela presentaron recientemente la Carta Pastoral "El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro".
En dicho documento, los prelados expresan: "A los obispos franceses y españoles del Camino de Santiago no nos ha pasado inadvertido este prometedor fenómeno religioso que, manteniéndose a lo largo de diez siglos, se da también en los tiempos presentes; por el contrario, hemos puesto en él nuestra atención pastoral. Particularmente desde el año 2009, a iniciativa del arzobispo de Santiago de Compostela, estamos empeñados en llevar a término una tarea común de evangelización a favor de los agentes que intervienen en esa laudable práctica religiosa que es la peregrinación".
Santiago_SantiagoDeCompostela_B_001_287x432.jpg
Apóstol Santiago, Catedral de Compostela / Foto: Gauidum Press.
Dirigiéndose de manera especial a los peregrinos, los Obispos señalan que es su deseo "que todos los que participan en la misma, al tomar conciencia de su genuino significado, se beneficien de los provechos espirituales que de ella dimanan y que contribuyen a enriquecerlos en el orden personal y espiritual, al tiempo que se afianzan los lazos fraternos entre las naciones y se hacen más estrechos los vínculos de caridad que unen a los miembros de la comunidad cristiana universal".
"Estamos convencidos de que, si no se desvirtúa su naturaleza, el esforzado caminar hacia la meta compostelana, figura de la gran peregrinación que es nuestra propia vida, puede ayudarnos a centrar el sentido personal de nuestra existencia, a profundizar en la naturaleza del pueblo de Dios peregrino que es la Iglesia, y a estimular nuestro afán evangelizador, al mismo tiempo, sabiendo que ‘la Iglesia avanza en su peregrinación a través de las persecuciones del mundo de los consuelos de Dios'", prosiguen citando a San Agustín.
En otro momento, los obispos hablan sobre el sentido de la búsqueda, relacionada con el Camino de Santiago: "El atractivo milenario del Camino de Santiago convoca a gentes muy diversas para realizar esta experiencia personal. Pero muchos entre ellos van buscando secretamente algo que los mejore y los enriquezca, algo que los centre y les dé sentido a su vida (...) Los obispos franceses y españoles del Camino de Santiago pensamos que la peregrinación a Compostela puede ayudar a encontrarlas".
Asimismo, hacen referencia al peregrino cristiano quien, desde los orígenes del Camino, encuentra en él un gran significado: "La visita a los santuarios y la veneración de las reliquias que en ellos se custodian son formas de piedad que el sentido religioso ha inspirado al pueblo fiel. Como también la larga peregrinación; ella añade el ejercicio ascético que supone el esfuerzo sostenido, instrumento de penitencia y santificación, de formación del carácter, de fortalecimiento de la voluntad en la prosecución del bien propuesto como fin".
"La peregrinación nos ayuda a volvernos más a Cristo, a seguir su camino, a acercarnos más a Él interiorizar más el Reino de Dios. Pero es también figura de vida del creyente. Los cristianos somos peregrinos que ‘caminamos en la fe' al encuentro del Señor. Siempre con buen ánimo seguimos su camino hasta llegar a la patria deseada", agregan los Obispos españoles y franceses.
Catedral de Santiago.jpg
Catedral de Santiago de Compostela, meta del Camino / Foto: Gaudium Press.
Otro aspecto abordado en la Carta Pastoral es el dinamismo evangelizador que posee el Camino. Es por ello que en el documento los prelados exhortan a los peregrinos, sobre todo a los cristianos, para que participen "activa y fructuosamente en las asambleas eucarísticas que se celebran a lo largo de la ruta, en las que está verdaderamente presente la Iglesia de Cristo", puesto que la Eucaristía "es la fuente y la cima de nuestra vida cristiana; en ella podrán unir al sacrificio de Cristo, en virtud de su sacerdocio regio, los trabajos y fatigas del camino y recibir fuerzas espirituales para proseguir provechosamente su andadura"; para así llegar "fortalecidos espiritualmente a la Catedral de Compostela, donde culmina su peregrinación, y a la que verán como un símbolo de la Jerusalén celeste que anhelamos".
Junto con el alimento Eucarístico, los prelados también hablan de la importancia de ser misioneros una vez culmine la peregrinación a Compostela: "El peregrino que junto a la tumba del apóstol Santiago ha meditado sobre los orígenes del cristianismo, está motivado para ser agente eficaz de la nueva evangelización. Entiende el llamamiento del Papa Juan Pablo II: ‘Hace falta reavivar en nosotros el impulso de los orígenes, dejándonos impregnar por el ardor de la predicación apostólica de Pentecostés'. La plenitud de la vivencia cristiana se desborda en apostolado".
Simbolo del camino.JPG
La concha amarilla es el signo y guía del Camino de Santiago / Foto: Sonia Trujillo - Gaudium Press.
Finalmente, exhortan: "Al retornar a vuestros hogares, esforzaos en llevar el Evangelio a las personas de vuestro entorno, a aquellas con quienes tratáis habitualmente, próximas o lejanas, en una conversación sencilla, en la calle, en el trabajo, en el camino. Concentraos en lo esencial, que es lo más grande, lo más atractivo, lo más necesario: habladles del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado. Comportaos como ‘heraldos itinerantes de Cristo'".
La Carta Pastoral, presentada durante un encuentro ocurrido en la ciudad francesa de Bayona, cuenta con las reflexiones del Obispo de Logroño, el Obispo Auxiliar de Pamplona, el Obispo de Bayona, y los obispos de Le Puy en Velay, Limoges, Carcasona y Tours, además del Obispo Auxiliar de Santiago de Compostela.
Ingrese aquí para leer completa la Carta Pastoral: "El Camino de Santiago: búsqueda y encuentro".