CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

sábado, 19 de octubre de 2019

ENCUENTRO DE LA PRECEPTORÍA DE ESPAÑA DE LA ORDEN DE LOS POBRES CABALLEROS DE CRISTO CON EL ARZOBISPO DE BURGOS D. FIDEL HERRAEZ.

Hoy sábado 19 de octubre, componentes de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Militia Templi, han formado parte del encuentro con el Excmo. Sr. Rev. P. D. Fidel Herraez, Arzobispo de Burgos, todo ello en el marco de la visita Pastoral que ha llevado a cabo entre otras a la localidad de Redecilla del Camino en donde ejercen como párrocos los Rev. P. D. Ángel y D. José Antonio, muy queridos por todos los que componemos la Preceptoría.

Durante el encuentro, en el que el Sr. Arzobispo ha dado muestras de su cercanía y humanidad, se ha llevado a cabo por parte de la Preceptoría de España la donación al Arzobispado del cuadro pintado por nuestro hermano Miguel Ángel Salgado que ha logrado de forma maestra refundir la espiritualidad del Camino de Santiago a su paso por Redecilla del Camino, lo cual ha agradecido el propio Arzobispo, a la vez que nos ha felicitado por la labor llevada a cabo este verano con los peregrinos, del mismo modo nos ha animado y apoyado para dar continuidad a esta bonita misión iniciada por la Preceptoría de la Orden en España, lo cual se antoja necesario para revitalizar el sentido profundo del Camino de Santiago tal como se viene haciendo, acogiendo y apoyando a los peregrinos, acompañandolos y haciendo que la casa de Dios esté abierta para ellos con alguien que esté a su lado en todo momento.
Igualmente se ha dejado constancia al Arzobispo de las donaciones enviadas a través del IVE a nuestros hermanos cristianos de Siria e Irak
Después de este bonito encuentro y con el apoyo que se nos ha expresado por el propio Arzobispo, esperamos poder dar continuidad al compromiso adquirido y seguir presentes en el Camino, lo cual nos permite cumplir con tres de las vertientes de nuestro carisma:

.- Atención al peregrino.
.- Ayuda a los cristianos perseguidos
.- Apoyo a las necesidades de la Iglesia.

En ese sentido animamos a que contacten con nosotros aquellas personas que deseen vivir una primera experiencia con la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Militia Templi en el Camino de Santiago, esta misión que se lleva a cabo en apoyo de los peregrinos es algo que a nadie deja indiferente. Como dice nuestro lema “non nobis, no nobis. Domine Sed nomini tuo da gloriam (no para nosotros, no para nosotros Señor, sino para mayor gloria de tu Nombre).






lunes, 14 de octubre de 2019


LMP 2019: La persecución se extiende en todo el mundo


En la nueva Lista Mundial de la Persecución, 73 países del mundo alcanzan niveles de persecución “altos”, “muy altos” o “extremos”.
La Lista Mundial de la Persecución (LMP) ratifica un año más que la persecución a cristianos a escala global no es un acontecimiento aislado, sino que vive una tendencia al alza que no parece tener límites. La cifra de cristianos perseguidos a un nivel “alto, “muy alto” o “extremo”, según la estimación actualizada, es ya de cerca de 245 millones en todo el mundo solo para la suma de los países que conforman los primeros 50 puestos de la lista. Esto significa que, mínimo, un cristiano de cada nueve en el mundo sufre persecución a un nivel alto, muy alto o extremo. Esta realidad se agudiza en el continente asiático, donde uno de cada tres cristianos sufre persecución en uno de estos tres niveles estipulados por Puertas Abiertas, mientras que en África se trata de uno de cada seis.
Además, aunque la lista a 50 países de los 150 considerados y analizados, para la LMP 2019, 73 países han entrado en la categoría de persecución “alta”, “muy alta” o “extrema”, de los cuales 23 no aparecen en la lista de los primeros 50.  El año pasado, solo 8 países con nivel de persecución “alta” no aparecieron en la LMP 2018. De los 73 países, 33 han sido calificados con nivel “alto” de persecución (más de 41 puntos sobre 100), 29 con nivel “muy alto” (más de 61 puntos) y 11 con nivel “extremo”.
“Tenemos evidencias estadísticas que respaldan nuestra experiencia acerca de que la persecución está creciendo tanto en intensidad como en el número de países y cristianos a los que afecta”, ha dicho Wybo Nicolai, fundador de la Lista Mundial de la Persecución hace ya 26 años y ahora director de operaciones externas de Puertas Abiertas Internacional. “La Lista no rompe la tendencia de años anteriores, sino que es incluso peor que el año pasado”, añade.
Corea del Norte es desde 2002 el nº1 de la Lista Mundial de la Persecución /©Puertas Abiertas
Corea del Norte, Afganistán y Somalia siguen ocupando, en este orden, los tres primeros puestos de la lista que ya ocupaban en la LMP 218. Los dos primeros países tienen la misma puntuación (94 sobre 100) y se diferencian por pocas décimas, mientras que Somalia sigue con 91 puntos sobre un máximo de 100.
Respecto al número de cristianos asesinados, Nigeria vuelve a ser el escenario de mayores crímenes mortales contra aquellos que profesan seguir la fe cristiana. 3.731 personas, como mínimo, han sido asesinadas por razón de su fe cristiana en suelo nigeriano, casi el doble que la cifra de 2.000 registrada el año pasado. La violencia en Nigeria también ha dejado aldeas cristianas totalmente despobladas donde los creyentes han tenido que huir por la llegada de sus atacantes, quienes se mueven por la región con total impunidad.
Nigeria recoge el 87% de las 4.305 muertes registradas por Puertas Abiertas a causa de la fe cristiana de las víctimas. Esto supone un aumento del 29% respecto al mínimo de 3.066 muertes de la LMP 2018. También se ha observado un alarmante aumento en el número de iglesias atacadas, de 783 en 2017 a 1.847 en 2018. Este apartado de violencia también lo lidera Nigeria, con 569 iglesias atacadas, seguido de China (171) y Myanmar (100). De nuevo es importante recalcar que estos números deben considerarse como mínimos. Por su parte, el número de cristianos detenidos, procesados y encarcelados por causas directamente relacionadas con su fe es otro de los datos alarmantes en la LMP 2019: 3.150 por los 1.905 casos registrados en la LMP 2018. En este caso, es China la que lidera la tabla con la vergonzosa cifra de 1.131, como mínimo.
Nigeria es el país más mortífero para los cristianos /©Puertas Abiertas
Dejando de lado el nivel de violencia visible anticristiana, cabe destacar que la opresión sufrida en los cinco ámbitos considerados para el estudio (privado, familiar, social, nacional y eclesial) ha aumentado de una puntuación media de 52,9 en 2014 a 61,4 en 2019 para los primeros 50 países de la clasificación.
La realidad detrás de los números
De la lista roja de once países con nivel de persecución “extrema”, solo Irak se queda fuera respecto a los resultados del pasado año gracias a la derrota definitiva del autoproclamado Estado Islámico y el receso del conflicto armado. Por su parte, India sube una posición más y ya se sitúa 10ª en una escalada de posiciones en la LMP que no se ha detenido desde 2011.
Gobiernos nacionalistas como la India o Myanmar continúan negando la libertad religiosa a una minoría cristiana que ya no es tan pequeña, enviando un mensaje claro de que para ser indio se debe ser hindú y para ser birmano se debe ser budista.
Por su parte, nuevas legislaciones en China y Vietnam muestran que ambos países están aumentando el control sobre toda forma de expresión religiosa. En China, la situación de libertad religiosa es la peor de la última década y empieza a recordar a la época de la Revolución Cultural.
Vietnam (nº20 en la LMP 2019) tiene 8,5 millones de cristianos /©Puertas Abiertas
Con India y China en niveles extremos y muy altos de persecución, respectivamente, dos de las naciones con mayor número de cristianos del mundo están viviendo una persecución a gran escala.
La persecución extrema también se da a manos de los extremistas islámicos en países como Egipto, en cuya península del Sinaí opera todavía una red del autoproclamado Estado Islámico, así como en Libia, Somalia y regiones del Sahel africano y del África subsahariana. En el Sureste Asiático, el triple atentado a iglesias de la ciudad de Surabaya en Indonesia ha sido uno de los actos terroristas contra cristianos más destacados en 2018.

domingo, 13 de octubre de 2019

15 APORTACIONES QUE EL CRISTIANISMO HA HECHO A EUROPA.....Y AL 


El perdón, la noción de persona y la gratuidad son algunas de ellas

La situación actual de Europa es ambigua y llena de contradicciones. Por un lado tiene un potencial enorme, y por otro presenta signos preocupantes.
¿Qué elementos de tradición y de origen cristiano pueden contribuir a hacer una Europa mejor, más humana? Nos propone 15 ideas, desde su sabiduría de ecumenista, el profesor y cura Antoni Matabosch, que ha sido presidente de la Fundació Joan Maragall, a quién el Gobierno Catalán acaba de conceder la Cruz de Sant Jordi.
1. La noción de persona. En la tradición judeocristiana encontramos la gran novedad que Dios quiere establecer una relación de amor / amistad con cada hombre y con cada mujer. Todos los seres humanos son amigos de Dios de la misma manera. Todos son iguales y valiosos. No son Dios, pero son imagen de Dios. La suprema dignidad de todo hombre / mujer es un bien democrático incuestionable, es un bien cultural supremo y no negociable. En la reflexión cristiana posterior, esta dignidad humana fue llamada persona e implica cuatro dimensiones principales. La persona es subjetividad y autoposesión, se pertenece y administra (es el valor único e irrepetible de toda persona). También es apertura al tu y a los demás. Es ser con los otros, solidariamente. Es, finalmente, apertura a Dios.
2. La primacía del ser sobre el tener. Si no se pone en primer término cada persona humana y su maduración personal, es fácil caer en el «fetichismo de la mercancía», como diría Marx. El consumismo y el productivismo radical nos envuelven en una rueda en la que somos absorbidos por lo que es externo, y el exceso no nos hace más personas. Es una caída en la exterioridad personal y en las tiranías de la propaganda.
3. La síntesis entre logos (razón) y ágape (amor). La tradición griega ha aportado el valor de la racionalidad, de la razón, que ha dado los frutos durante toda la historia de Europa, con un acento especial en la Modernidad. Por eso hay que tener cuidado con las corrientes actuales que hablan de “pensamiento débil” (Vattimo), de “pensamiento o sociedad líquida” (Baumann) o de postverdad. Hay que rechazar, sin embargo, un racionalismo unidimensional. La dignidad de la persona humana exige que todo (también lo más ingenioso y agudo) esté empapado por el amor. No sin razón se habla ahora de la inteligencia emocional. San Agustín ya decía que «no se puede entrar en la verdad si no es por la caridad»: sólo una razón arraigada en lo que es más radical, el amor, se revela como el más razonable y, por tanto, como la matriz más fecunda de toda buena cultura. Esto también nos ayuda a entender la razonabilidad de la fe.
4. La historia, espacio de la libertad creativa del hombre. El devenir histórico tiene un sentido que está en manos de la acción humana singular y colectiva. No hay un determinismo fatalista, ni un eterno retorno. Hay un mundo y una sociedad que va creando una cultura llevada por la mano del hombre. Nada más lejos de una visión trágica del proceso histórico, aunque debido a la libertad podemos avanzar o retroceder. La realidad es producto de la libertad.
5.- Los derechos humanos, el valor de la democracia y del estado de derecho. La concepción de todo ser humano como persona, con una dignidad inviolable, ha llevado poco a poco a afirmar una derechos humanos universales, proclamados finalmente por la ONU en 1948. Los derechos humanos proporcionan un fundamento sólido para instaurar y vivir en democracia, teniendo como base del Estado de Derecho.
6. La apertura a lo trascendente. Cuando una sociedad se cierra sobre sí misma y no se abre a todo lo que la sobrepasa, se asfixia, queda reseca. Es aquella apertura al que se llama los trascendentales: la belleza, la verdad, la bondad. Incluye la religión, pero se amplía a otras dimensiones. Esta apertura es el origen de grandes empresas y creaciones.
7. El ecumenismo y diálogo interreligioso. El ecumenismo busca la unidad de los cristianos y de las iglesias, en una Europa pluriconfesional cristiana que en el pasado fue un nido de discordias religiosas. El ecumenismo se basa en la libertad religiosa, en la aceptación de los valores de los otros, al tener una identidad propia clara pero abierta a nuevas ideas, y, finalmente, en el diálogo. Por otra parte, Europa es cada vez más plural, más plurirreligiosa y la experiencia que tienen las confesiones religiosas en las relaciones interreligiosas contribuye mucho a la paz y la convivencia. Las relaciones interreligiosas buscan la armonía y se basan en la aceptación de los valores religiosos de las otras religiones, la colaboración por el bienestar de la sociedad, las experiencias religiosas compartidas y en el diálogo.
8. El favorecer un Islam europeo. Ciertos valores y visiones cristianas muy asentadas y convertidas ya en cultura común de los europeos puede ayudar a que los musulmanes establecidos en Europa practiquen un Islam que no sea puramente de imitación de lo que es tradicional en sus países de origen. Los valores básicos de los europeos podrían influir en una mayor aceptación de todos los derechos humanos, a introducir la razón hermenéutica en sus textos sagrados y que se convierta cada vez más en una religión sólo religiosa.
9. La unidad de la familia humana y la solidaridad universal. Si la tradición europea, basada en la enseñanza bíblica, nos enseña que todos los hombres y mujeres son iguales en dignidad y forman una sola humanidad, deberíamos ser solidarios con todo el mundo habitado. «La Europa que hemos sido llamados a construir», dice el card. Martini, «debería ser capaz de ofrecer a todo el mundo una nueva contribución de sabiduría: la que brota de aquella cultura milenaria que la savia vital cristiana ha contribuido a madurar en el curso de los siglos. En efecto, se pide a Europa que no se cierre sobre sí misma, sino que siga estando abierta a toda forma de cooperación, sobre todo a favor de los pueblos y los países más necesitados. También en favor de la construcción de una civilización en la que el hombre se vuelva a reconciliarse con la creación, con sus semejantes, consigo mismo ». No basta con crear la «casa común europea»: hay que contribuir a formar una “familia de naciones».
10. Una nueva cultura de la solidaridad acogedora. La tradición cristiana hace hincapié en el amor a los demás, en las obras de misericordia. Europa debería aprender a crear un sistema y una cultura del asilo y de la migración. Deberían estar abiertas las puertas a los inmigrantes y refugiados. El cierre hacia los demás crea una Europa egoísta y mísera.
11. El derecho de los pueblos. Entre las nuevas generaciones de derechos humanos, junto a los individuales y económicos, hay que poner los derechos de los pueblos, los cuales, basados en una cultura propia, forman una nación aunque no tengan Estado. Juan Pablo II ha repetido muchas veces esta doctrina, especialmente ante la ONU, en 1995. La Unión Europea debería reflexionar seriamente sobre los inconvenientes y las injusticias que implica el estar fundamentada sólo en las naciones-estado. La Unión Europea debería estar igualmente atenta a la unificación universal y la pluralidad de entidades que la componen.
12. Aprender a distinguir entre política y religión y entre Estado y religión. Las vicisitudes de la historia han sido muy variadas, pero si se devuelve a las raíces cristianas, los cristianos pueden aportar la importancia básica de la separación de las religiones y el Estado, la libertad religiosa, que el Estado reconozca la positividad básica las religiones y la necesidad de que se establezcan acuerdos o convenios a fin de asegurar la paz social.
13. Las estructuras universales y el principio de subsidiariedad. Para alcanzar y afianzar un mundo solidario y que respete todos los pueblos de la tierra, es cada vez más necesario crear estructuras internacionales: un nuevo Derecho internacional, una nueva estructura mundial económica y financiera, tribunales que ayuden a superar tensiones entre pueblos, un gobierno universal y democrático que supere las actuales soberanías, etcétera. Como principio rector de esta nueva forma de comunidad mundial, habrá que aplicar con rigor el principio de subsidiariedad según el cual todo lo que se pueda hacer a un nivel inferior no es necesario que lo haga uno superior, a fin de asegurar al máximo la participación de todos a todos los niveles. Sería bueno que Europa fuese un buen ejemplo.
14. Crear una “casa común europea”. La Asamblea Ecuménica Europea de Basilea remarcó que los cristianos deben ayudar a reencontrar el alma de Europa, una especie de “casa común europea”, un modelo de vida sustentado, basado en el humanismo, con un “reglamento de la casa “sustentado en la igualdad, los valores compartidos, el diálogo, la acogida, etc.
15. El perdón reconciliador, la acogida y la gratitud. Para llevar a cabo estos valores que están en la tradición de Europa se necesitan unas actitudes de fondo que son inequívocamente cristianas y profundamente humanas y humanizadoras. Para superar de verdad los enfrentamientos, las guerras o el terrorismo, llega un momento que sólo el perdón lleva a la reconciliación y la paz verdadera y duradera. Sólo una actitud acogedora de toda clase de vida y de toda persona (venga de cerca o de lejos) puede poner una base estable de convivencia ciudadana. La gratitud es la capacidad que se tiene que contemplar algo como un don recibido, como un regalo, que se debe guardar con cuidado. Europa y el mundo debería vivir como un intercambio mutuo de dones.

jueves, 3 de octubre de 2019