CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 5 de noviembre de 2019

LA PROTECCIÓN DE LOS PEREGRINOS JABOBEOS DURANTE LOS SIGLOS XIV – XIX

 La peregrinación consiste en un viaje a algún lugar santificado por la presencia de algún personaje santo, como era el caso de Palestina, donde discurre la vida de Cristo, de la Virgen María, de los Apóstoles e incluso de otros personajes que descuellan por su vivencia del mensaje de Cristo. Entre otros muchos lugares de peregrinación, destacan Jerusalén que fue la cuna del cristianismo, Roma donde fueron martirizados los Apóstoles Pedro y Pablo y Santiago de Compostela, donde según una tradición se conservan allí los restos de Santiago Apóstol.
     -Aparte de la peregrinación para orar que se produce desde los orígenes del Cristianismo, en la Edad Media se practica, además, la peregrinación penitencial ya voluntariamente, ya impuesta por el confesor a los penitentes en confesión, pudiendo llamarse en este caso peregrinación penitencial.
     A partir de la Edad Media se practica también la peregrinación judicial, es decir impuesta por los tribunales, incluso laicos, por cualquier delito no necesariamente religioso sino también por la transgresión de leyes seculares.
     -Desde el medievo se produce también la peregrinación sustitutoria, es decir impuesta a alguien, que la cumple por medio de otra persona que se convierte así en peregrino profesional.

     -El peregrino se distingue de cualquier otro cristiano porque se rige por una normativa de peregrinación, que comienza incluso por la vestimenta, que en el caso de los que se dirigían a Santiago es la túnica talar, el bordón o bastón, la bolsa o zurrón y el sombrero con la concha marina. Se rige además por un ritual bien preciso: bendición de las insignias de peregrino ya mencionadas, la calabaza para el agua desde finales del medievo, y una bolsa de viaje con los certificados.